Revelan los últimos audios de Guacho

Guacho se desplazaba todo el tiempo, andaba con chaleco antibalas, usaba motocicleta para trasladarse, redujo su círculo de seguridad y hasta llegó a vestirse de mujer para evadir los controles. Pero fue precisamente su insistencia por concretar el envío de un cargamento de cocaína a México lo que lo dejó al descubierto, según revelaron las autoridades colombianas.

Los métodos que se utilizaron para abatirlo han ido saliendo poco a poco a la luz. Lo primero que se conoció fue que un francotirador del Ejército colombiano acabó con su vida cerca de las 15:00 del 21 de diciembre, cuando estaba cerrando un negocio en un cristalizadero de coca.

Para entonces, sus compañeros eran solo ocho hombres, pues se decía que desconfiaba de todos en su en torno.

Las autoridades difundieron algunas de las interceptaciones telefónicas que han sido difundidas por medios como RCN. Se dice que existen unas 120 y que se habrían intensificado el 15 de septiembre cuando dieron con su paradero.

Allí se siguió la pista cuando se comunicaba con sus hombres de confianza: Rocky, Matamba, Murga y Caliche. Este último abatido este año. En una de las conversaciones se escucha a Guacho precisamente hablar con Cali. Le preguntaba: ¿usted se ha dado cuenta dónde está Cenizo?. Caliche le respondió que en la Bocana. “Cómo se llama eso, espere un momentico, en la Bocana de Telembí”, le dijo.

Así también, mediante llamadas, era alertado. Tenía informantes que le indicaban sobre los operativos en la zona. “Igualmente la p… me dijo que estuviera pendiente, que por el lado que yo estoy vienen bajando los señores”, le advirtió. A los pocos segundos, por si quedaba alguna duda, agregó: los del Gobierno. “Sí, sí, sí, ya entendí”, respondió Guacho.

Así fueron siguiendo la pista de sus negocios ilegales, gracias además a las conversaciones que mantenía con mujeres.

Según investigadores del CTI, de Colombia, Guacho era identificado como “el papá” y se comunicaba en diferentes horas del día con otros miembros del frente Óliver Sinisterra. Esos diálogos contenían claves y orientaciones, reveló Caracol Radio. También se mostraba molesto porque sus indicaciones no se cumplían.

Walter Arízala, alias Guacho, era el disidente más buscado. Se le imputa el asesinato de cuatro infantes de marina en territorio ecuatoriano, en marzo de 2018, y casi un mes después el secuestro y posterior asesinato de un equipo periodístico de Ecuador, además de la muerte de una pareja de ecuatorianos, de tres funcionarios del CTI, entre otros.

El detalle:

Los colaboradores de Guacho le informaban sobre mujeres que querían verlo. Dijo que no era posible por la situación. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *