Soluciones y tratamientos para la caída del cabello

La caída del cabello es una de las cuestiones que más nos preocupa a la hora de plantar cara al envejecimiento, para mejorar la imagen que tenemos de nosotros mismos y la que pueden formarse los demás. Normalmente es un proceso que ocurre de forma natural, sobre todo en los momentos que coinciden con los cambios estacionales, ya que nuestro pelo se renueva periódicamente.

Sin embargo, no debemos confundir esta pérdida puntual, después de la cual el cabello vuelve a nacer periódicamente, con una caída del cabello exagerada, que pueda conducir a un a alopecia.

La caída del cabello es multifactorial y puede responder a diferentes razones: puede deberse a problemas de estrés o de ansiedad, a una mala o deficiente alimentación, a cambios hormonales, a efectos secundarios de los medicamentos, a alguna enfermedad de la tiroides o simplemente por el paso de los años.

El primer paso sería siempre identificar qué es lo que causa la caída del cabello y para ello consultar con nuestro dermatólogo es lo más importante.

Una vez conocida la causa ( como cuando se debe a problemas de ansiedad, carencias nutricionales,…) ponerle el tratamiento más adecuado, teniendo en cuenta que a veces es necesaria la colaboración de otros especialistas como el endocrino en el caso de las alteraciones de la glándula tiroides. De esta manera estaremos atacando la raíz del problema, y no solo tratando sus consecuencias.

TRATAMIENTOS

Los distintos tratamientos que pueden aplicarse, después de que el profesional médico realice un diagnóstico del paciente, combinados con técnicas manuales y mecánicas, son los siguientes:

Tratamiento con ozono como agente terapéutico gracias a su poder oxigenante, antioxidante y regenerador.

Tratamiento succionador a través de un regulador de vacío que extrae de los poros y orificios foliculares el exceso de sebo y desechos celulares.

Tratamiento regenerador que aumenta el riego sanguíneo, elimina los desechos y tiene efecto antiinflamatorio, relajante y analgésico.

Tratamiento láser que nos proporciona una reparación rápida de los tejidos, formación de colágeno, aceleración del sistema linfático, formación de nuevos capilares y aumento del flujo sanguíneo.

Tratamiento de alta frecuencia con efectos calmantes y antisépticos.

Tratamiento con vapor, muy efectivo contra la caspa y en el cabello seco y maltratado, porque aporta humedad.

Tratamiento con infrarrojos, que penetran en la piel aumentando el flujo sanguíneo, la oxigenación y el aporte de nutrientes a los tejidos. (Muy Saludable Diario Correo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *