Las medidas cambian los planes para 2019

La suerte de 2019 está echada para el sector comercial y turístico. El incremento del precio de los combustibles, anunciado en las últimas dos semanas, no trastocará la demanda de bienes y servicios el cierre de año. Así lo consideran representantes de esos segmentos económicos.

No obstante, en medio del fragor de las celebraciones, los diferentes actores económicos, desde el ciudadano común hasta las grandes empresas, están pensando en cambiar su planificación y metas para el 2019.

Patricio Alarcón, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), asegura que las ventas de esta época se realizan entre noviembre y diciembre, previo a Navidad, por lo que el anuncio de la subida de los precios de los combustibles no incidió en la decisión de compra de los clientes en días atrás.

“Para la fecha que se anuncian los subsidios ya, generalmente, están pagados los décimos. Ya está hecha la mayoría de compras para fin de año (…) ya están abastecidos los locales, los restaurantes. Eso no afectó al consumo de 2018”, asegura Alarcón.

Las incógnitas recaen en 2019. Alarcón asegura que los presupuestos de las empresas, que se realizaron en noviembre, posiblemente deban ajustarse debido a una probable caída en el volumen de ventas. “Si la venta no sube, usted tampoco puede generar gastos. Se debe reducir gastos”.

En la misma línea del sector comercial, las expectativas del sector turístico para el cierre de año se mantienen intactas. Holbach Muñetón, presidente de la Federación de Cámaras de Turismo del Ecuador, asegura que las medidas no se van a sentir en este mes. “Yo creo que a la larga (…) sí pueda afectar”, añade.

Solo en Guayaquil, el sector hotelero ya cuenta con 60 % de reservas para el feriado de fin de año y Manta el 80 %, según la Federación de Cámaras de Turismo del Ecuador.

En principio, el turista no va a notar el incremento de costos, pero eso puede cambiar si en el transcurso de las semanas se presentan mayores precios en comida u otros servicios. “A la larga sí nos vamos a ver afectados. Pensemos en cómo bajamos los costos de producción”, añade Muñetón.

Rubén Traslaviña, quien trabaja en un negocio propio, viajará este fin de año a Bogotá (Colombia) para pasar las fiestas con su familia. Pese al anuncio de las medidas económicas, el comerciante no cambiará sus planes de fin de año que los tenía previstos desde hace dos meses.

“Era imposible modificar porque se compran los tickets, se compra todo (…) Hay que controlar un poco los gastos, eso sí”, dice Traslaviña.

Si bien las empresas esperaban que 2019 sea un año de ajustes, todavía no podían determinar el impacto de las medidas , señala Roberto Estrada, socio de Deloitte, multinacional que ofrece servicios de asesoría en diversos ámbitos a compañías del país.

Estrada asegura que debido a la situación actual, las empresas harán ajustes en enero y el recorte de personal es una de las opciones. Según una encuesta de Deloitte a 120 empresas grandes del país, estas han reducido, en promedio, 9 % de su personal en 2018, “un año no tan difícil”.

“Pudiéramos esperar que para 2019 sea algo parecido o incluso mayor”, dice Estrada respecto a recortes de personal.

¿Cuáles serán los sectores más afectados en sus planes en 2019? Estrada considera que el sector industrial, consumo masivo y, sobre todo, el automotriz, que se ha recuperado en los últimos dos años.

De esta situación está consciente Genaro Baldeón, presidente de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade).

“Las personas que estaban considerando adquirir un vehículo, al menos van a evaluar cuál va a ser el costo del mantenimiento, del costo en términos de combustibles”, comenta Baldeón. Sin embargo, considera que el recorte de los subsidios es una medida necesaria y “que va en la dirección esperada” para poner en orden a las finanzas públicas.

Según las proyecciones de la Aeade, esperan cerrar el 2018 con la venta de 139.000 autos, que representa un incremento del 32 por ciento con respecto al 2017. Debido a las últimas medidas y a la situación económica, las expectativas de ventas para 2019 serán de 122.000 unidades. Es decir, 17.000 vehículos menos comparados con los vendidos en este año.

La afluencia de viajeros subió pero no tanto

La afluencia de turistas en la terminal terrestre de Guayaquil fue menor a lo esperado en el primer día de un feriado que se alargará hasta el 1 de enero.

Las cooperativas que llevan a Santa Elena, Manabí y Esmeraldas, donde están las playas, recibieron mayor demanda. Las filas en las demás boleterías no tenían más de 10 personas en contraste con las que llevan a la Península, en las que había hasta veinte. Una cifra que muestra que la salida de los viajeros se está haciendo escalonadamente.

“El jueves y viernes hubo más gente. Hoy ha estado más bajo; esperamos que el lunes haya más movimiento”, dijo a EXPRESO Andrés Malavé, de la cooperativa de de transporte Libertad Penínsular que forma parte del consorcio de tres cooperativas que brindan el servicio entre Guayaquil, Santa Elena, La Libertad y Salinas.

Según la previsión, entre anteayer y el lunes, se prevé que unas 385.000 personas salgan y entren por la terminal terrestre de Guayaquil, pero el día de mayor movimiento se estima que sea mañana, cuando saldrá el grueso de los turistas para festejar el fin de año en las playas. Para el 1 de enero, la salida esperada es de 65.000 personas, según William Cedeño, supervisor de la terminal.

En el peaje de la vía a la costa tampoco hubo largas colas. Para evitar aglomeraciones, se habilitaron las cuatro casetas de cobro. En cada una hubo entre diez y quince vehículos.

Una mayor circulación se registró a partir de las 15:00, pero nada que complicara el tránsito por una vía que estuvo permanentemente vigilada por agentes de la Comisión de Tránsito del Ecuador.

En el kilómetro 25 se hizo inspecciones a los vehículos de transporte público y privados que no habían pasado la revisión vehicular o registraban anomalías.

Otras vías, donde el control fue mayor, son la Durán-Boliche; Nobol-Pedro Carbo-Manta; Guayaquil-Babahoyo-Santo Domingo-Esmeraldas. JPM

Salinas está copada, pero no salió el sol

Una fuerte lluvia acompañada de fuertes vientos sorprendió a los turistas y residentes en el balneario de Salinas, que llegaron desde el viernes para despedir mañana el año.

La precipitación, la primera más fuerte caída en este mes de inicio de la temporada invernal, duró más de treinta minutos, pero fue suficiente para provocar el colapso del techo de una gasolinera ubicada en el sector de San Lorenzo, al ingreso al malecón.

Los trabajadores de la estación de servicio lograron salir ilesos cuando se percataron de que la estructura se les venía encima. “Salieron corriendo todos asustados. Gracias a Dios nadie resultó herido”, dijo Luis Yagual, habitante del lugar, que fue testigo del percance. Por la sorpresiva lluvia también sufrieron daños una gran cantidad de monigotes que estaban expuestos para la venta en la avenida Carlos Espinoza Larrea.

“Tanto esfuerzo para ganar algo de dinero y la naturaleza nos juega una mala pasada”, comentó preocupado Liborio Pilay, uno de los vendedores de años viejos, que tenía todo listo para los grandes días de ventas que serán hasta mañana.

Según las autoridades de Turismo, la capacidad hotelera de Salinas estaba copada hasta ayer; en Montañita aún faltaba un 10 por ciento y un treinta por ciento en los demás balnearios ubicados en la ruta del Spondylus: La Libertad, Ballenita, Punta Blanca.

“Esperamos un lleno total. Cuando se cope todo en los balnearios considerados grandes, la gente vendrá a las comunas”, señaló Iván Barzola, propietario de una hospedería en la población de Libertador Bolívar. Aunque la temperatura llegó ayer a los 28 grados, no salió el sol. Se espera que las condiciones cambien hoy. JLC

Fiesta Blanca y actividades deportivas en el fin de año

Desde ayer las playas manabitas empezaron a recibir a los visitantes de diferentes provincias, que decidieron recibir el Nuevo Año junto al mar. Los controles en las carreteras se incrementaron con la presencia policial y de agentes de la Comisión de Tránsito del Ecuador.

En Manta, el 95 % de la plaza hotelera está copada hasta el 1 de enero. Varias son las actividades programadas para hoy y mañana, entre ellas, la Fiesta Blanca que organizan varios hoteles cinco estrellas a la orilla de la Playa El Murciégalo, San Mateo, Santa Marianita y San Lorenzo.

“Esta fiesta consiste en recibir el año en la playa, vestidos de blanco, con toda la familia, cena y música en vivo”, indica Mauricio Cedeño, uno de los representantes de la organización de este evento.

En las parroquias San Mateo y Los Esteros de Manta, los pescadores artesanales tendrán actividades deportivas para confraternizar con caletas de la zona sur de Manabí.

“La idea es unir a nuestros hermanos pescadores y despedir el 2018 como Dios manda y recibir 2019 con mucho optimismo a pesar de tantos desfases políticos”, recordó Juan Carlos Mero, pescador de la zona. En Puerto López y Los Frailes también recibieron a cientos de turistas. “Queremos recibir el Nuevo Año con total tranquilidad y la brisa del mar; Manabí nos ha dado esta opción ” indicó Rafael Farfán, oriundo de Quito quien visitó Los Frailes el primer día del feriado. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *