“Al momento no prevemos un nuevo incremento”

El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, traza el nuevo año y sus retos más importantes.

¿Qué es lo que más le preocupa de 2019?

– El mayor reto es terminar de cimentar los pilares del cambio de modelo económico. Una de las principales preocupaciones es el entorno de los mercados internacionales, como están comportándose y la dificultad que eso implica para Ecuador para acceder a financiamiento en condiciones favorables. El mercado externo es muy volátil. Las tasas de interés siguen incrementándose en Estados Unidos. El precio del petróleo ha caído y eso genera un escenario internacional complejo.

– ¿Por qué se revisaron los subsidios antes de finalizar el año?

– Un Gobierno tiene que actuar con la agilidad suficiente para adaptarse a las circunstancias y para evitar que el costo posterior sea más profundo. En este caso, creo que para todos es evidente que el precio del petróleo ha venido cayendo rápidamente. Aproximadamente, cada dólar de barril de petróleo son cerca de 70 millones de dólares. Frente a ese escenario, en el cual naturalmente nos toca ajustar hacia la baja en el presupuesto el precio del petróleo, si no hacíamos una reducción en subsidios y masa salarial, nos íbamos a alejar del objetivo de déficit del próximo año (2,3 % del PIB).

– ¿Cuánto se va a gastar en subsidios en 2019?

– La cifra va a variar en función del precio del petróleo. Más bien yo me fijaría en el objetivo de reducir 800 millones de dólares en subsidios a través de varias alternativas: la revisión de la extra, súper, diésel industrial. Pero todavía hay varias cosas que se tienen que hacer. En el gas centralizado de uso doméstico de clase alta hay todavía subsidio. Se deben hacer correcciones para evitar distorsiones.

– ¿Se va a revisar el subsidio al gas de uso doméstico?

– El GLP (Gas Licuado de Petróleo) no, ni el diésel en este momento, más bien estamos yendo a un proceso de transparentar las cifras, bajo el mecanismo que se está trabajando con los transportistas. Cualquier corrección que se haga es para ir generando más eficiencias.

– ¿Se espera hacer más revisiones a los subsidios en este año?

– No se ha considerado en este momento ninguna revisión.

– ¿Está en capacidad de decir que los precios de los combustibles no subirán más?

– No podemos escribir en piedra nada, pero al momento no prevemos un nuevo incremento. La economía se maneja dinámicamente, pero en este momento no se tiene previsto un ajuste adicional.

– ¿Están identificadas las fuentes de financiamiento para 2019 de los más de 8.000 millones que se requieren?

– Los multilaterales son una opción, si el mercado tiene las condiciones o garantiza las condiciones, consideramos que es una opción. Luego tenemos un tema que se ha discutido mucho, que es si Ecuador va ir o no va ir al Fondo Monetario Internacional (FMI). Nosotros no lo hemos descartado y más bien confiamos que el Fondo pueda acompañar este plan económico que estamos planteando. Y si es que eso se da, Ecuador va a tomar la opción que sería una opción positiva por los costos. Tenemos también unas operaciones en las que estamos trabajando que las van a ver en el primer trimestre del año, que son operaciones que no se han hecho antes, que nos van a permitir tener acceso a recursos.

– ¿En qué escenario decidirán acudir al FMI?

– Yo creo que Ecuador y cualquier país debe ir al Fondo con una posición que le permita acompañar a su modelo de desarrollo y a su plan económico. Naturalmente hay criterios en los que hay que ponerse de acuerdo. Ecuador no puede en último momento, debe ir en un momento adecuado y apropiado. Y si el día de mañana o en el segundo semestre vemos que hay espacio para que el Fondo pueda acompañar las decisiones que Ecuador está tomando, enhorabuena. El Fondo tiene varias ventajas: primero que es un sello de credibilidad, de cumplimiento del programa, que también te permite dar una señal de tranquilidad a los mercados. No hay fecha definida, no hay cronograma establecido, mantenemos conversaciones constantes sobre asistencia técnica.

– ¿A cuánto ascienden los atrasos con proveedores y cómo se van a pagar?

– Alrededor de 1.100 millones de dólares. Lamentablemebte es parte de la situación fiscal. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *