Familiares de hombre que fue quemado vivo piden justicia

Dolidos por la violente muerte que tuvo César Chipantaxi, que fue quemado en Constantino Fernández, sus familiares piden justicia.
 

Rosa Chito, suegra del occiso, explicó que su yerno estuvo en un baile por la celebración del Año Viejo y que en ese momento se produjo una pelea con uno de los moradores de la comunidad, quien vive en la casa que los comuneros aseguraban que Chipantaxi entró a robar, y para los cuales también son parientes.
 

“Yo atajé la pelea entre ellos y se separaron, pero al poco tiempo llegó la familia del otro muchacho y le pegaron a mi yerno con palos hasta romperle la cabeza, de ahí él se ha ido a la casa y por el coraje ha roto el vidrio del carro”, aseguró.
 

Minutos después los propietarios de esta vivienda lo habrían capturado, y según la versión de los familiares, empezaron a decir que lo atraparon queriendo robar la camioneta.
 

“Por la pelea él se va a vengar con el carro y no es por robar como la gente dijo, el cabildo les dio paso a las comunas y ahí vi que le pegaron y le prendieron candela. Yo vi quienes fueron”, expuso.
 

La suegra del fallecido aseguró que intentaron pagar a los afectados el daño del parabrisas, pero no fue aceptado. La denuncia por esta muerte fue colocada en la Fiscalía con la esperanza de que no quede impune.
 

Hechos

El ajusticiamiento que se dio la mañana del martes difícilmente saldrá de la memoria de quienes lo presenciaron, pues tras una larga agonía César Chipantaxi murió en la hoguera que fue alimentada con gasolina, llantas y hojarascas.


TOME NOTA
El menor de edad que también fue quemado, pero que logró escapar, está en estado crítico en el Hospital Docente Ambato.Entre los testigos del hecho estuvieron niños, a quienes sus padres señalando al hombre en llamas les decían que eso les pasa a los que roban.


Después de suplicar compasión, el hombre de aproximadamente 27 años murió, cuando los comuneros vieron esto hicieron un círculo alrededor del cuerpo y empezaron a pedir perdón a Dios, sin dejar de repetir que actuaron cansados por los continuos robos.


Desconfianza en la justicia

Freddy Rodríguez, abogado, manifestó que este hecho es una demostración de la descomposición social y la desconfianza que tiene la sociedad en la justicia, por ello aseguró que los órganos rectores deben actuar con responsabilidad para que la gente vuelva a confiar.
 

“Los delitos deben ser sancionados pero a través de la justicia, la racionalidad e incluso la humanidad, en Ecuador bajo ningún concepto se aplica la pena de muerte y mucho menos sin el derecho a la defensa”, dijo.
 

Rodríguez expresó que la muerte del ciudadano debe ser investigada, pues lo que se cometió es un asesinato que está sancionado en el Código Orgánico Integral Penal con penas privativas de libertad que van desde los 22 a los 26 años.

Derechos humanos


Elsie Monge, directora de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos, lamentó por los hechos suscitados en esta ciudad y dijo que casos como estos son un retroceso a todos los avances y logros que se han tenido en materia de respeto a los derechos humanos.
 

“No podemos atribuirnos nosotros ningún poder para actuar de esta forma, estoy de acuerdo que se sancione a la persona que ha cometido la falta, pero respetando el debido proceso”, puntualizó.
 

Monge recalcó que reacciones similares ponen en riesgo a cualquier persona, debido a que la gente enfurecida podría confundir a un inocente con el delincuente y lincharlo sin darle tiempo a que se defienda.

Investigaciones

La mañana de ayer en la Gobernación de Tungurahua se convocó a una rueda de prensa para, entre varios temas más, dar detalles del caso suscitado en Constantino Fernández.
 

Sin embargo, David Alvarado, gobernador subrogante, dijo que por disposición del Ministerio del Interior no se darían detalles de esta muerte, con la finalidad de no entorpecer los procesos investigativos que se están siguiendo al momento.

Un caso alejado de la justicia indígena

Rosa Jerez, presidenta del Movimiento Indígena y Campesino de Tungurahua (MIT), frente a este caso señaló que es un hecho penoso que no debe confundirse con la aplicación de la justicia indígena.
 

“En las comunidades no han parado los robos e indigna que llegue gente inescrupulosa a llevarse lo que con tanto sacrificio tenemos, pero las sanciones siempre se aplican respetando los derechos humanos”, dijo.
 

Jerez recalcó que cuando aplican la justicia indígena primero hacen una asamblea (juicio), posterior purifican al implicado con agua y ortiga, seguidamente es obligado a reponer el daño y finalmente es asignado a realizar trabajo comunitario donde se dio el delito.
 

¿Está de acuerdo usted que se quemen vivos a los delincuentes?“Solo Dios es dueño de la vida, no estoy de acuerdo, pero para que no vuelva a pasar la justicia debe mejorar”.

Aníbal Ortega “No, porque hay los derechos humanos, pero también es una forma de atemorizar a los delincuentes”.

Esteban Chicaiza “No, no deberían tomar esas medidas porque no es la respuesta, solo se fomenta la violencia”.

Fernanda Molina “No, pero hay que pensar que los delincuentes no les tienen piedad a las personas que les roban”.

Edgar Morales “No, los que hicieron esto deberían juntarse, hacer un examen de autoconciencia y meditar en lo que hicieron”.

Sebastián Lascano “Sí, de esta forma se van a acabar los delincuentes, ya que la justicia no actúa como debe hacerlo”.

Alison Parra “No, nadie puede actuar de esta manera y quitarle la vida a un ser humano pese a lo que haya hecho”.

Carmen Sánchez “No, en ningún caso se puede aplicar un castigo de este tipo porque todos tenemos derecho a la vida.

Ricardo Venegas “No, de esta forma los delitos no se van a acabar y lo que hay que hacer es confiar en que la justicia actúe bien”.

Jenny Chiliquinga

EL DATO Cuatro hijos tuvo la persona fallecida, cuyo cuerpo continúa en el Centro Forense. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *