¿Una acería fantasma, del tamaño de un estadio, es de Glas?

Hoy el gobierno informó que el 27 de diciembre la Fiscalía allanó, finalmente, una descomunal acería china cerca de Milagro, en la provincia del Guayas. En el Gobierno existe la sospecha de que tras esa misteriosa acería están el ex vicepresidente Jorge Glas, su tío Ricardo Rivera y el empresario Tomislav Topic, zar del internet y que ahora se halla bajo investigación por el escándalo Odebrecht. No tienen las pruebas, al menos por ahora.

La idea de que esa acería está relacionada con el lavado de activos apareció durante una rueda de prensa realizada en Guayaquil. Ahí se anunció la clausura de la acería que funciona ilegalmente desde el 2014. En un video, que fue proyectado, se dice que el operativo fue realizado el 27 de diciembre del año pasado, dentro de las investigaciones que la Fiscalía realiza por supuesto lavado de activos en el que están involucrados Glas, Topic y Rivera. El tema lo reafirmó Iván Granda, subsecretario general de Acción Política, quien participó en la reunión con los periodistas junto al ministro de Trabajo, Raúl Ledesma y la directora de la Aduana, María Alejandra Muñoz. Los tres funcionarios denunciaron lo que era vox populi no solo en Milagro sino en sectores industriales: que una acería china cuyos dueños son oficialmente desconocidos pero que tienen relaciones con el alto gobierno de Correa, funcionaba con la más absoluta tranquilidad sin jamás haber pagado impuestos, sin haber tenido RUC, sin contar con permisos ambientales y sin haber declarado el ingreso en aduanas de las enormes maquinarias con las que funciona desde el 2014.

Luego de haberse hecho la denuncia sobre la insólita forma en que operaba la instalación, Johanna Ramos, la periodista de Teleamazonas que fue a la cobertura, preguntó a los funcionarios cómo se relacionaba el operativo con las investigaciones que se hacen a Glas, Rivera y Topic. “Tenemos indicios claros y ciertos de que estos recursos pertenecen a esas personas a las que usted ha hecho referencia”, contestó Granda, luego de haber hecho hincapié en que será la Fiscalía la que determine las relaciones que pueda tener la fábrica con el gobierno anterior. “Lo que nosotros hemos podido establecer es, dijo Granda, que habrían varios elementos de convicción que existirían para que se pueda establecer esa relación. Será la fiscal la que tenga que determinar, porque nosotros hemos hecho la denuncia por lavado de activos…”.  Topic envió un mensaje a Teleamazonas, que dio la noticia al medio día, en el que negaba cualquier relación con la acería y con los accionistas de la misma a los que dijo no conocer. Topic en el pasado también negó los cargos que lo asociaban con Glas y su tío.

En realidad, la denuncia que hizo el gobierno es sobre una historia de fábula: una fábrica gigantesca, construida sobre dos hectáreas de terreno ubicado entre plantaciones de banano, de cuya existencia conocía toda la población y que fue denunciada por Visión 360 el año pasado, parecía ser completamente invisible para las autoridades. Que en un país donde un kiosco de pinchos de carne o de hot dogs difícilmente podría instalarse sin que las autoridades lo noten, se haya montado una industria de esas proporciones y con tanta visibilidad es algo insólito. Habría que agregar que, como se vio en la rueda de prensa, ni una sola autoridad del anterior gobierno se interesó en el hecho de que una maquinaria de 30 millones de dólares haya sido importada al país sin haber sido declarada en aduanas, a pesar de que el tema había sido mencionado en la investigación de Visión 360.

Según Granda, Muñoz y Ledesma, durante el allanamiento de la acería el pasado 27 de diciembre, se encontró incluso algo más de 116 mil dólares en billetes encaletados en las instalaciones, donde trabajaban obreros chinos y venezolanos a los que no se les pagaba lo que ordena le ley ni se les hacía los aportes al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social. La fábrica ha sido clausurada y sobre la empresa pesa una multa de 80 mil dólares por temas ambientales, se informó igualmente.

De acuerdo a los datos presentados durante la rueda de prensa, se conoce únicamente el nombre de un accionista minoritario, de nacionalidad china. Este accionista tenía en sus cuentas bancarias ocho millones de dólares que no han podido ser justificados. Ese ciudadano, se dijo, tiene relación con empresas que se han dedicado a la exportación de medusas y de fabricación de zapatos.

La denuncia hecha por el gobierno se produce un día más tarde de la presentación de los informes hechos por empresas contratadas por las Naciones Unidas sobre los proyectos hidrocarburíferos del gobierno de Rafael Correa. En realidad, las actividades de la acería Xin Long era ampliamente conocidas en la zona de Milagro, donde incluso hubo manifestaciones públicas en su contra. También eran conocidas por otros industriales relacionados con el sector del acero que denunciaron el tema a funcionarios del Gobierno, porque sentían que estaban siendo afectados por una empresa que no paga impuestos y que no está sometida a ningún tipo de regulación estatal. En el informe de Visión 360 sobre el tema, se denunciaba ya casi todas las cosas que dijeron los funcionarios. Incluso ahí se evidencia que el tema había encendido cierta conflictividad social en la zona de Milagro. Dentro de los círculo industriales afectados por la acería de Milagro se hablaba sobre los posibles nexos entre los dueños de la fábrica que, oficialmente, nadie los conoce, con el gobierno de Correa. Incluso 4P hizo un boletín de los domingos hace algunas semanas en el que hablaba del tema.

La existencia de una acería ilegal que nadie parecía ver a pesar de su tamaño, comparable con el de una basílica o de un estadio de fútbol, solo se explica si todas las autoridades relacionadas con un tema así están completamente coordinadas para permitir su construcción y operación. Ni las autoridades de las aduanas, las del Servicio de Rentas Internas, las laborales, las ambientales ni ninguna otra, durante el gobierno de Correa e incluso a inicios del actual gobierno, vieron o quisieron ver lo que se hacía en sus narices. Un ejemplo más del sistema cleptocrático montado científicamente durante el correato. (Martín Pallares – 4 Pelagatos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *