Ecuador no asistirá a posesión de Maduro

El presidente Lenín Moreno justificó la ausencia ante la falta de respeto a los Derechos Humanos en Venezuela.
 

El presidente Lenín Moreno confirmó anoche que no enviará representación oficial a la toma de posesión de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, que se llevará a cabo hoy en Caracas.

En una cadena de radio y televisión,  el Primer mandatario dio a entender que la decisión fue tomada, ante todo,  por la violación a los Derechos Humanos en el país caribeño.

Moreno se refirió a la crisis venezolana y aclaró que “esta debe ser resuelta internamente, mediante el diálogo y la reconciliación, por medios pacíficos y democráticos, con respeto irrestricto a los derechos y siempre, con amplias garantías para la observación internacional”.

El jefe de Estado enfatizó que “por ello y por haber señalado reparos en temas de Derechos Humanos, respecto de las causas de la gran emigración venezolana…por ser solidarios, por recibir con los brazos abiertos a nuestros hermanos venezolanos, por compartir  territorio,  empleo, educación  y salud… recibimos gratuitamente injurias, vertidas por una autoridad oficial, que nos llevaron a retirar a nuestro embajador en Caracas”.
 

Crisis diplomática
Moreno se refirió así  a la crisis diplomática desencadenada en octubre por las declaraciones del ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, en contra del presidente ecuatoriano, a quien calificó de “mentiroso” después de que este pidiera en la Asamblea General de la ONU, el 25 de septiembre, “una acción continental” para los problemas de ese país que han derivado en la migración de miles de venezolanos.

“(Escuché a) un presidente de este continente con estupor, porque no puedo creer que se pueda ser tan mentiroso incluso en un podio como el de Naciones Unidas”, dijo el ministro de Comunicación de Venezuela.

Al día siguiente,  la cancillería ecuatoriana declaró que “la República del Ecuador no tolerará ninguna muestra de irrespeto a sus autoridades”.

RECHAZO. El canciller venezolano, Jorge Arreaza, presenta a la representante de Perú y del Grupo de Lima, Rosa Álvarewz, su protesta por las recientes declaraciones del organismo contra Venezuela. (AFP)

No es una intervención
El Presidente recalcó anoche que la protección de los Derechos Humanos  es una obligación legal y ética”. “No es una intervención en los asuntos internos de otros países”, enfatizó. “Por todo ello hemos decidido como Gobierno no enviar una delegación oficial  al evento de asunción del mando”. E

s la primera vez que el Gobierno ecuatoriano planta cara al de  Venezuela. En el anterior régimen, Rafael Correa fue calificado como ‘el socio’ y ‘hermano’ de Maduro y recientemente desde Bélgica, donde reside, expresó su solidaridad con el mandatario de Venezuela, quien fue objeto de un atentado del que resultó ileso y le manifestó que “los de siempre no dudarán” en recurrir a la “eliminación física de nosotros los izquierdistas”.
 

Principios democráticos
Hace cuatro días, Guillermo Lasso, líder del movimiento Creando Oportunidades (CREO), pidió a Moreno, que no envíe una delegación a Venezuela.

Lasso insistió en que “en homenaje a los principios democráticos y republicanos que deben prevalecer en el siglo 21 en todos los Estados del mundo, Ecuador debe formar parte de los países del Grupo de Lima”.

“Pero ya que no lo es solicitamos al Presidente y a su Canciller (José Valencia) que no envíen a ninguna delegación ecuatoriana a Venezuela el 10 de enero próximo”, manifestó el político. Justificó su pedido “para evitar con nuestra presencia legitimar un acto inconstitucional mediante el cual quiere tomar el poder por un periodo más el dictador Maduro. Este será un gesto de respaldo al sufrido pueblo venezolano”.
 

Ultimátum de Maduro
Desde Caracas,  en tanto, el presidente Nicolás Maduro, advirtió al Grupo de Lima que tomará duras medidas diplomáticas si en 48 horas no rectifica su posición sobre Venezuela, en la víspera de asumir un nuevo mandato de seis años, cuya legitimidad no reconoce ese bloque.

“Se entregó a todos los gobiernos del ‘cártel’ de Lima una nota de protesta donde les exigimos una rectificación de sus posiciones sobre Venezuela en 48 horas o el Gobierno tomará las más urgentes y crudas medidas diplomáticas”, sentenció Maduro en rueda de prensa.

Con el apoyo de Washington y la excepción de México, el Grupo de Lima emitió el pasado viernes una declaración en la que le pidió no tomar posesión el jueves y transferir el poder al Parlamento de mayoría opositora, mientras se convocan “elecciones democráticas”.

“Está en marcha un golpe de Estado ordenado desde Washington, ordenado desde el cártel de Lima contra el gobierno constitucional que presido, el pueblo venezolano sabrá responder cualquier acción”, aseguró el presidente socialista.
 

La soledad de Maduro
Maduro también criticó ayer a los países de la Unión Europea, sabedor de que ninguno de ellos acudirá a la cita de hoy en Caracas, al menos con gobernantes o embajadores. 

La jura del “hijo de Chávez”, preparada con esmero por la revolución, se realizará por lo tanto en (casi) soledad. Pocos presentes, pero muy poderosos. Un solo presidente sudamericano, Evo Morales, acompañará a Maduro ante el revolucionario Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Al margen del gran aliado boliviano, solo una delegación, la uruguaya, ha confirmado su asistencia a la toma de posesión.

El resto de los países del subcontinente, desde Argentina a Colombia, pasando por Chile, Brasil, Perú, Paraguay y Guyana, no acudirán.
 

Los que asistirán
El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador optó por enviar a un funcionario diplomático de cuarto nivel, para salir del enredo. El “hijo de Chávez” sí asistió el 1 de diciembre al banquete posterior a la toma de posesión del mexicano.

Sí estarán en cambio, Miguel Díaz-Canel, de Cuba, y Daniel Ortega, de Nicaragua. Las autoridades bolivarianas también esperan la presencia de varios mandatarios del Caribe, una región a la que han nutrido de petróleo.

Un régimen aislado
°  “Es difícil pensar en un régimen más aislado y criticado que el de Maduro en la historia reciente del hemisferio occidental. Deja las relaciones internacionales de Venezuela muy disminuidas, obligando a tejer redes con gobiernos lejanos como China, Rusia y Turquía, que sobre todo están interesados en obtener provecho económico”, dijo al respecto el internacionalista venezolano Mariano de Alba.

Los aliados internacionales acudirán a Caracas, pero no sus primeros espadas. China anunció que Han Changfu, ministro de Agricultura, encabeza su delegación y Turquía enviará a su vicepresidente, Fuat Oktay.

Una investidura cuestionada
°  Hoy  Nicolás Maduro deberá juramentarse como presidente reelecto de Venezuela, después de haber ganado el pasado 20 de mayo con el 68% de los electores, más de 6.200.000 votos. Con este acto iniciará su segundo periodo presidencial 2019-2025. Sin embargo, estos resultados fueron cuestionados por la comunidad internacional por considerar que el proceso no estuvo ajustado a los estándares nacionales e internacionales. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *