Mueren asfixiados 18 jóvenes en centro de recuperación de adicciones en suroeste de Guayaquil

Una clínica de recuperación para personas con adicciones en el suburbio de Guayaquil se convirtió ayer en la tarde en un centro de muerte, luego de que se originara un incendio que cobró la vida de 18 jóvenes, quienes murieron asfixiados, encerrados en humo y llamas.

El hecho, que se inició a eso de las 15:00, se dio a un mes y medio de que también en el sur de Guayaquil falleciera un joven en las mismas circunstancias, encerrado en un local que se incendió y que no contaba con los permisos respectivos. Entonces, las autoridades ofrecieron mayores controles.

Según el ECU-911, a las 15:24 una llamada alertó del fuego en una vivienda ubicada en las calles 26 y la I. Se movilizaron unidades del Cuerpo de Bomberos, Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), Ministerio de Salud Pública y Policía.

Vecinos indicaron que vieron una densa columna de humo y oyeron gritos de los internos. Ahí llamaron al ECU-911.

Mientras llegaban las unidades, aseguraron testigos, algunos internos huyeron. Otras versiones indicaron que varios internos perforaron una pared contigua a otro inmueble para escapar de las llamas.

La Policía ratificó que se trataba de un centro de recuperación de adicciones, de drogas y alcohol. Algunos vecinos indicaron que sería un centro clandestino, lo que corroboró el gobernador Raúl Ledesma al señalar que el centro supuestamente no tenía papeles y que operaba ya hace un año. Se conoció que la Poilcía lo apresó ya en la noche.

Alrededor de 60 bomberos actuaron en las labores de combate de las llamas, en quince unidades mecanizadas.

Algunas madres se desmayaron tras el relato de Reynaldo Villamar, quien contó que la mayoría de fallecidos estaban en un cuarto denominado ‘lagartera’. Él fue uno de los internos que escapó con otros internos rompiendo la pared.

Luego de que las tareas de sofocación del fuego concluyeran, el Cuerpo de Bomberos de Guayaquil confirmó que 18 personas murieron y al menos ocho fueron rescatados con vida. Ellos fueron llevados al hospital del Guasmo, al Guayaquil, del suburbio y al de Monte Sinaí.

La general Tannya Varela, comandante de la Zona 8 de la Policía, señaló que los internos supuestamente apilaron colchones y provocaron el incendio para llamar la atención y escapar del encierro. “Y como eso no tiene ventilación, el fuego enseguida consumió todo”.

Mientras, la Fiscalía dio a conocer que inició la investigación sobre este caso.

Situación avisada

Este Diario, en una serie de reportajes, en diciembre pasado alertó sobre la situación de riesgo que significan los centros. Según una asociación de propietarios, funcionan unos cien de estos en Guayaquil.

Al Ministerio de Salud se le pidió, por medio de su unidad de Comunicación, un detalle de la oferta estatal de clínicas de recuperación, para que los jóvenes no se expongan en lugares inapropiados. La respuesta llegó casi tres semanas después de la publicación del tema.

Señaló que en Guayaquil existen tres centros de rehabilitación (Cetad) con capacidad para 30 adultos y 60 adolescentes. Agregó que para la atención ambulatoria cuentan con 18 psiquiatras a nivel zonal distribuidos en los hospitales, para el tratamiento de desintoxicación por consumo de drogas y el síndrome de abstinencia.

Se indicó que con corte a octubre del 2018 hubo un total de 6.067 atenciones en los ambulatorios de la Zona 8. Hasta ese mismo mes hubo 122 ingresos en los Cetad de la Zona 8, con su respectivo seguimiento en sus unidades operativas.

En cambio, los controles sobre el funcionamiento de los centros de recuperación, si tienen permisos o no, corresponde a la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud (Acess).

Clandestinidad

Son al menos 100 centros de desintoxicación que operan de forma clandestina en la urbe, según cifras de la Asociación de Centros de Recuperación del Guayas que proporcionó su directora, Jenny Díaz, en noviembre pasado. La Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud (Acess) informó, a esa fecha, que tienen 37 procesos sancionatorios, 17 en Guayaquil por incumplir la normativa, como falta de infraestructura, personal capacitado, entre otros requerimientos para la atención de este tipo.

Otros incendios

19 de noviembre 2018

Un joven de 28 años murió asfixiado en un incendio ocurrido en una clínica clandestina de la coop. Siempre en Lucha, de la isla Trinitaria.

12 febrero 2017

Dos jóvenes resultaron heridos en el incendio de un centro de rehabilitación clandestino ubicado en Cisne 2.

1 de abril 2016

En un centro clandestino de Lizardo García y Colón, ocho personas fueron rescatadas por los vecinos. Presentaban síntomas de asfixia. (Diario El Universo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *