ELN derribó helicóptero y secuestró a tripulantes

La aeronave, que cayó cerca a la frontera con Venezuela, llevaba medio millón de dólares en efectivo. 
 

El Ejército de Liberación Nacional de Colombia, ELN, admitió ayer tener en su poder a los tres tripulantes del helicóptero de valores que fue derribado el viernes pasado en Norte de Santander. 

El grupo guerrillero asumió la responsabilidad del hecho y manifestó que tiene la disposición de participar en la intervención humanitaria para liberar a los secuestrados.

Los plagiados son Carlos Quinceno y Maxwel Joya García, dos escoltas vinculados a la empresa Brinks, de Bucaramanga, y el capitán Julio Díaz, de la empresa Aerocharter Andina, integrantes de la tripulación que en el momento del asalto garantizaban la seguridad del dinero transportado en el helicóptero Bell 206 de matrícula HK-4327.

El ELN reconoció además que se apoderó de los $1.700 millones en efectivo (unos 500.000 dólares), lo que, según ellos, «será destinado a la lucha revolucionaria». 
 

Los ocupantes
Sobre la tripulación, esa guerrilla sostuvo que se encuentran en buen estado de salud y que «tenemos la voluntad de liberarlos, gestiones que estaremos organizando con los organismos humanitarios pertinentes».

El domingo el gobernador encargado de Norte de Santander, Luis Fernando Niño, realizó un consejo de seguridad en la Trigésima Brigada del Ejército, en Cúcuta, para evaluar la situación. 

EL DATO
El ELN inició en 2017 en Quito negociaciones de paz con el Gobierno colombiano que fueron trasladadas a La Habana, pero fueron suspendidas ante los  secuestros por parte de la guerrilla.El general Nicasio Martínez, comandante del Ejército Nacional, informó en ese momento que estaba activa de manera inmediata la ayuda humanitaria para preservar la vida del piloto y las dos personas de la empresa Brinks. En las operaciones de búsqueda y rescate trabajaban la Policía y la Fiscalía. 

Las autoridades habían anunciado, además, una recompensa de 100 millones de pesos (32.000) dólares para quien ofreciera información que permitiera dar con el paradero y la liberación de los tres secuestrados.

Inicialmente, las hipótesis apuntaban a que era el Ejército Popular de Liberación, EPL, otra guerrilla presente en la zona, quien había cometido el ataque al helicóptero y después secuestrado a sus tripulantes, pero esa banda criminal negó la autoría de esos hechos el martes. 

“Dinero para la lucha revolucionaria”
° La guerrilla indicó que tiene en su poder el dinero que transportaba el helicóptero, y que será usado en la lucha revolucionaria.

El Catatumbo, en el departamento de Norte de Santander, es una de las zonas más pobres y olvidadas de Colombia y la conforman los municipios de Convención, El Carmen, El Tarra, Hacarí, La Playa, San Calixto, Sardinata, Teorama y Tibú.

Esa extensa región selvática es una de las más convulsas del país por la presencia de diferentes grupos guerrilleros, bandas criminales y narcotraficantes y es además una de las áreas con más cultivos de coca de Colombia. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *