Vicepresidente y Ministra del Interior viajan a Bogotá

El vicepresidente de Ecuador, Otto Sonnenholzner, y la ministra del Interior, María Paula Romo, viajaron ayer a Bogotá para acompañar a las familias de las ciudadanas ecuatorianas víctimas del ataque terrorista con carro bomba sucedido en una Escuela colombiana de Policías.

Sonnenholzner, en un rueda de prensa antes de emprender su viaje, dijo que también volarán a Bogotá familiares de la cadete ecuatoriana Erika Chicó, oriunda de Quito y que falleció en el atentado.

Además, confirmó que la cadete Carolina Sanango, natural de Cuenca, quien sufrió heridas leves, se encuentra bien de salud, según una conversación que tuvo con ella la ministra Romo.

Sonnenholzner insistió en expresar la solidaridad de Ecuador “con todos los colombianos” ante el atentado de esta mañana y remarcó en el “rechazo enérgico” de su Gobierno “a este tipo de actos terroristas”.


Hermandad policial
De su lado, Romo recordó la hermandad que existe entre las instituciones policiales de los dos países, que se traduce también en el intercambio de estudiantes que se forman para servir en cada país.

Recordó que 15 cadetes ecuatorianos formaban parte de un grupo que se capacitaba en la Escuela de Cadetes General Francisco de Paula Santander, situada en el sur de Bogotá, donde ocurrió el atentado con coche bomba.

De los 15, “cinco regresaron hace poco” a Ecuador y los otros diez padecieron “este terrible acontecimiento” que cobró la vida de Chicó, y otras nueve personas.
 

Colaboración
La Ministra del Interior informó que “el padre, la madre y hermano de Chicó” viajaron también a Bogotá y que los familiares de la herida Sanango cedieron el espacio que les correspondía en el avión para que se embarcara otro familiar de la cadete fallecida. “Hemos ofrecido a la Policía de Colombia todo nuestra colaboración en lo que corresponda”, agregó Romo.

El ataque terrorista de ayer contra la Policía en Bogotá dejó 10 personas muertas, entre las que están la cadete ecuatoriana Erika Chicó y el atleta colombiano Cristian Maquilón, y 65 heridos, según el ultimo balance divulgado por el Gobierno de Colombia.                   

Acción suicida
° El fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, afirmó en una rueda de prensa que el autor material del atentado es José Aldemar Rodríguez, quien murió al detonar 80 kilos de pentolita que llevaba en una camioneta.

Martínez no detalló si Rojas Rodríguez formaba parte de algún grupo armado ilegal, ni tampoco si se trató de una acción suicida o si los explosivos fueron detonados a distancia sin darle tiempo de escapar, como ha ocurrido en otras ocasiones en el país. 

Atentado en Bogotá: ‘Parecía el fin del mundo’

El terrorismo vuelve a Bogotá y deja 10 muertos y 65 heridos por coche bomba. Dos ecuatorianas entre víctimas.
 

Redacción BOGOTÁ, AGENCIAS

El cielo se tornó gris y las sirenas pusieron fin al silencio de quienes no entendían qué pasaba. El coche bomba activado en una academia policial en el sur de Bogotá inundó de pánico e indignación un país que busca pasar la hoja de la violencia.

«Cuando volteamos a mirar a la escuela estaba el cielo gris de humo. La gente corría, las sirenas… horrible, horrible… parecía el fin del mundo», explicó Rosalba Jiménez, una comerciante de 62 años.

En su local de confecciones, donde los estudiantes a policía compran su ropa, no quedó un vidrio sin quebrar. Pero tuvo suerte: ningún allegado resultó afectado por este atentado que dejó hasta el cierre de esta edición 10 fallecidos, entre ellos una agente ecuatoriana, y 65 lesionados.
 

Así fue
Cerca de las nueve y media de la mañana los vecinos de la Escuela de Oficiales General Francisco de Paula Santander sintieron una explosión estruendosa que recordó las épocas del narcoterrorismo de Pablo Escobar, hace más de dos décadas o cuando la disuelta guerrilla FARC seguía en su alzamiento armado.

Una camioneta Nissan Patrol modelo 1993 cargada con 80 kilos de pentolita explotó en la entrada del centro formativo, según la Fiscalía.

«Yo veía que todos los cadetes corrían (…) hacía la escuela», afirmó Berta Tucen, de 62 años, a quien la explosión le rompió las ventanas y le levantó las tejas de su almacén. «Era un caos completo».

ANGUSTIA. Familiares de los estudiantes esperaban a las afueras de un hospital noticias de sus allegados. (AFP)

Aunque las autoridades no han ahondado en la detonación, un reportero de AFP en la zona escuchó a varios policías hablar entre ellos en detalle sobre el suceso.

Los agentes mencionaron que un perro antiexplosivo detectó la carga. Al verse descubierto, el conductor aceleró y atropelló a un policía. Tres uniformados siguieron detrás del vehículo, que a los segundos explotó y habría acabado con la vida de José Aldemar Rojas Rodríguez, identificado por la fiscalía como autor material, y de los perseguidores.

Mauricio Cárdenas pedaleaba por la vía exclusiva para ciclistas aledaña a la escuela. Afirma que segundos antes del estruendo, vio a uniformados de la academia hacer la señal de pare a un coche. «Al rato ‘pruff’… (la explosión) fue de inmediato», señala este técnico de 53 años.

«Ahí mismo cerraron y llegaron motos de policía y de todo y empezaron a cerrar el lugar”, apuntó.
 

«No se doblega» 
A raíz del ataque, el presidente Iván Duque debió cancelar un consejo de seguridad en la ciudad de Quibdó, en el noroeste del país, para ponerse al frente de la situación.

EL DATO
Ningún grupo se había atribuido ayer el ataque, como tampoco las autoridades han deslizado hipótesis sobre los presuntos responsables.»Todos los Colombianos rechazamos el terrorismo y estamos unidos para enfrentarlo. COLOMBIA se entristece pero no se doblega ante la violencia», escribió el mandatario en Twitter.

Duque, quien asumió el poder en agosto de 2018, ha endurecido la política antidrogas tras una cifra récord de cultivos ilegales y de producción de cocaína en 2017.

Al mismo tiempo ha fijado condiciones para reactivar los diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), última guerrilla reconocida en Colombia. 
 

Otras acciones
Se trata del peor acto de terror ocurrido en la capital colombiana desde febrero de 2003, cuando rebeldes del ahora partido FARC detonaron un coche bomba en el club El Nogal. 36 personas murieron y decenas más sufrieron heridas. 

36
Personas murieron en 2003 en un atentado en el Club El Nogal, también en Bogotá.Con casi nueve millones de habitantes, Bogotá había sido sacudido por esporádicas acciones de terror en 2017. 

En febrero de ese año, el ELN se atribuyó un atentado contra una patrulla policial que dejó un uniformado muerto y varios heridos de gravedad en el barrio La Macarena de Bogotá.

Ese mismo año, un atentado en un centro comercial de Bogotá dejó tres muertos y varios heridos. Las autoridades culparon del hecho al Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP), un grupúsculo de izquierda radical.

VÍCTIMAS. Desde la izquierda, las compatriotas Erika Chicó (fallecida) y Carolina Sanango, herida. (EL PAIS, CALI)

Cadete ecuatoriana muere y otra resulta herida en atentado 
° Una cadete ecuatoriana falleció y otra resultó herida en el atentado con carro bomba registrado ayer en la Escuela de Policía General “Francisco de Paula Santander”, en Bogotá.

“Entre las víctimas del atentado se encuentran la cadete ecuatoriana Erika Chicó, quien lamentablemente falleció, y la cadete Carolina Sanango, que sufrió heridas leves. Otros jóvenes ecuatorianos que estudiaban en la Escuela de Cadetes se encuentran a salvo”, según un comunicado oficial de la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, aseguró en Twitter que “los responsables de este crimen deberán pagar por haber enlutado a familias humildes e inocentes de la región. Reafirmamos nuestro compromiso con los países hermanos en la lucha contra el terrorismo y toda forma de violencia”.
 

Pésame
El mandatario calificó asimismo de “brutal acto terrorista” el atentado en Bogotá y trasladó su “más sincero pésame a los familiares, amigos y compañeros de Erika Chicó”, al tiempo que dijo esperar la “pronta recuperación de Carolina Sanango, quien sufrió heridas leves”.

Moreno también anunció que el vicepresidente de la República, Otto Sonnenholzner, acudirá a la capital colombiana para acompañar a la familia de la ecuatoriana fallecida, oriunda de Quito, y colaborar con el resto de nacionales afectados, entre ellos la otra cadete herida, que es de Cuenca.

El comunicado del Gobierno ecuatoriano también corroboró que ambas cadetes “cursaban estudios de perfeccionamiento profesional para servir a su país”. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *