La ‘moda’ de las concesiones llega a la Seguridad Social

Los caminos para solucionar la crisis de la seguridad social son diversos y no se descarta, por ahora, ninguno. Una parte del directorio del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) sugiere, por ejemplo, el apoyo del sector privado para administrar el sistema de salud. Es decir, alianzas o concesiones para que los hospitales de la entidad sean operados por empresas ajenas al Estado.

Una de las principales motivaciones para la concesión de casas de salud es el manejo inadecuado que actualmente tienen esos centros.

Según el presidente del directorio del IESS, Paúl Granda, los grandes (y costosos) hospitales que se construyeron durante el gobierno del expresidente Rafael Correa están subutilizados. Aunque algunos se especializan en cirugías y atenciones complejas, los afiliados los utilizan para atenciones ambulatorias y para tratar enfermedades cotidianas.

Felipe Pezo, vocal del directorio del IESS en representación de los empleadores, cree que el Estado ha demostrado que no es un buen administrador. Si se hace una alianza público-privada en los hospitales habrá, dice, mejores resultados a menores costos.

El vocal asegura que existen casos de médicos cirujanos que realizan dos intervenciones semanales. ¿La razón? Están en hospitales con baja demanda de operaciones.

Al otorgar el control al sector privado, contó Pezo a Diario EXPRESO, habrá supervisión directa y segmentada. Actualmente el IESS tiene 760 unidades médicas y la administración, opina, parece que se le va de las manos.

Otro punto a favor sería la mejora en las compras de medicamentos. El IESS, según la Contraloría General del Estado, acumuló medicinas caducadas por los escasos controles en las bodegas de sus hospitales. Este Diario publicó a finales de 2018 un informe de las anomalías en los fármacos de las casas de salud de Guayaquil.

El vocal del directorio aclaró que la idea de concesionar o generar alianzas público-privadas no es definitiva. Él adelantó que llevará la propuesta al “gran diálogo nacional” anunciado por Granda.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estará a cargo de moderar las conversaciones entre empleadores, gobierno y afiliados, que arrancarán en febrero.

En esos encuentros también se discutiría la posibilidad de eliminar la jubilación patronal a cambio de que los empleadores eleven ligeramente el porcentaje de aporte a la seguridad social para sus trabajadores. El exministro de Trabajo y actual gobernador de Guayas Raúl Ledesma señaló que esa alternativa fue planteada luego de las constantes quejas de los empresarios por pagar una jubilación creada cuando no existía la seguridad social. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *