Preocupación por posible disminución de presupuesto para institutos superiores

Varias son las necesidades que deben afrontar estas entidades para sostener una educación de calidad.

Infraestructura prestada o compartida, servicios básicos sostenidos por los propios docentes, falta de equipamiento, materiales y más necesidades son las que mantienen los institutos superiores de Tungurahua.

Autoridades, docentes y estudiantes aseguran que el rumbo es incierto, a pesar de los grandes esfuerzos que han realizado para prestar una educación superior de calidad y más ahora que se analiza un recorte presupuestario.

Marcelo, quien prefirió no revelar su apellido, es estudiante en uno de los institutos superiores de Ambato, él aseguró que en su establecimiento no existen los materiales necesarios que permita el desenvolvimiento normal de las actividades.

“Hay veces que se va el Internet o la luz y los profesores tienen que hacer lo posible para dar las clases”, manifestó.

Uno de los docentes, que pidió mantener su nombre en reserva, manifestó su malestar sobre el trato que se da a  los institutos, puesto que asegura que las autoridades de control siempre piden excelencia, pero no se aporta con el presupuesto necesario.

“Ese es el mayor problema que tenemos, a veces nos toca a nosotros colaborar para pagar el Internet o la luz o el agua”, comentó el docente.

Realidad

Pero esta problemática no es reciente, puesto que desde que fueron creados han tenido que pasar una serie de problemas.

A partir del 2010 con la Ley Orgánica de Educación Superior los institutos se deslindaron de las unidades educativas y pasaron a manos de la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (Senescyt).

Edgar Merino, rector del Instituto Tecnológico Superior Bolívar, manifestó que el panorama es preocupante, ya que el presupuesto es insuficiente y peor aún ahora que se plantea un recorte.

A decir del docente los esfuerzos por brindar calidad y obtener una alta calificación para continuar como institución son grandes, sin embargo, ese trabajo no es reconocido.

“Gracias a la labor de docentes y estudiantes se ha generado vinculación, prácticas pre profesionales y más logros que mejoran la calidad de la educación”, dijo Merino, al tiempo de asegurar que tienen muchas necesidades dentro del plantel.

Juan Carlos Guato, vicerrector del Instituto Superior Guayaquil, aseguró que la educación técnica y tecnológica sí ha sido abandonada, y ahora que se pretende un recorte presupuestario se vería seriamente afectados, por cuanto habría un déficit de más de 7 millones 800 mil dólares, lo que provocaría una reducción de inversión.

“Esto significaría reducción de docentes, probablemente en infraestructura, recursos y más” dijo.  

Autoridad

En un comunicado emitido por la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (Senescyt) se manifestó que el Gobierno garantiza el normal funcionamiento y estabilidad del personal docente y administrativo, a través del presupuesto anual de aproximadamente 60 millones de dólares, y que por el contrario se ha venido incrementando anualmente, ya que en el 2017 el presupuesto era de 55 millones.

A pesar de que se continúa con acercamientos y conversaciones, el Senescyt asegura que se garantizará el personal docente, mantenimiento de infraestructuras y materiales para el funcionamiento de las carreras. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *