Las reservas internacionales aumentan, pero siguen dependiendo de la deuda

Los 1.000 millones emitidos a finales de enero permitieron superar los 3.000 millones en reservas.

Los 1.000 millones de dólares conseguidos a través de la emisión de bonos soberanos a finales de enero pasado, ingresaron en estos primeros días de febrero a la reserva internacional, con lo que el Gobierno obtuvo un alivio momentáneo a sus constantes problemas de liquidez fiscal. 

Esta reserva pasó de 2.629 millones a 3.629 millones. Según Verónica Artola, gerente general del Banco Central del Ecuador (BCE), ese nivel permitirá afrontar con cierta tranquilidad el primer trimestre del año, debido a que no hay grandes pagos de intereses o amortizaciones.

Sin embargo, reconoció que el fortalecimiento de la reserva internacional aún sigue dependiendo de recursos provenientes de más deuda pública. “Es necesario pensar en cambios estructurales en la economía. No podemos seguir dependiendo del endeudamiento para fortalecer la reserva”, comentó.
 

Se necesita cambio de matriz
En este sentido, acotó que los recursos deberían venir a través de inversión extranjera directa, pero sobre todo, de un cambio de la matriz productiva que permita generar más exportaciones y menos importaciones, con lo que se podría reducir la salida neta de divisas.

Fausto Ortiz, exministro de Economía, comentó que la última inyección de deuda ayudó a mejorar el saldo de pasivos de corto plazo dentro de las reservas, pero no se compara con el efecto de la emisión de bonos precedente, en enero 2018, donde entraron 3.000 millones.

3.629
millones de dólares es la actual reserva internacional. “El financiamiento requerido para mantener un buen nivel de reservas, y hacer frente a pagos de deuda y déficit, es de aproximadamente 850 millones de dólares mensuales”, anotó.

El nivel más alto de reservas internacionales, durante el último año, fue de 5.706,59 millones, alcanzado precisamente en enero de 2018, gracias a los bonos emitidos durante la gestión de Carlos de la Torre.

Artola recalcó que aunque se han generado una serie de cuerpos normativos para atraer la inversión, los capitales privados extranjeros se demoran en llegar, mientras los compromisos de pago no se detienen. 
 

Para proyectos de inversión
La gerente del BCE aseguró que los 1.000 millones de la última emisión de bonos fortalecerán el plan anual de inversiones, que cayó casi un 24% durante 2018. “No puede ser para gasto corriente”, aseveró.

Puntualizó que si bien ya se ha rebasado el límite legal de endeudamiento, el Gobierno deberá seguir consiguiendo deuda hasta terminar de estabilizar las cifras fiscales. (JS)

Dinero electrónico, sin acuerdo 
° Uno de los mecanismos más importantes para generar liquidez en la economía es el llamado dinero electrónico, que pasó de manos del BCE a la banca privada y las cooperativas. No obstante, el servicio no sale todavía al mercado porque, según Artola, el Ejecutivo y el sector privado no se han podido poner de acuerdo sobre las tarifas. 

“El BCE cumplió con su parte, inclusive ya emitimos la normativa secundaria para la operación del dinero electrónico. Pero los bancos y cooperativas esperan tarifas más altas que las considera adecuadas el Estado”, concluyó. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *