Brecha en educación inicial deja por fuera a 80% de niños en Ecuador

Van a aulas que parecen salas de juegos y aprenden explorando. Algunos reciben clases de varios idiomas y aprenden a desenvolverse en un grupo. Carolina Corrales, licenciada en educación inicial bilingüe, comparte a diario experiencias con niños menores de 5 años y dice que ahora el objetivo es que los pequeños se vuelvan políglotos. Porque a esa edad es justo cuando “son como una esponja que absorbe todo”.

Pero esa es la realidad de solo 2 de cada 10 niños en el país, los demás no acceden a un servicio de formación temprana a pesar de que una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible a 2030 es que ni uno se quede por fuera. Esa situación se identificó como una de las alertas del informe ‘Situación de la niñez y adolescencia en Ecuador’, presentado por el Observatorio Social del Ecuador e instituciones del país, en esta semana.
 

Brecha

Desde el enfoque sicológico, Napoleón Vásquez, director de los Programas Educativos de Psicología y Salud (Proeps), explica que las habilidades sociales que se pueden enseñar antes de los 5 años son tres fundamentales: sociabilización (estar en grupo), motricidad y recreación. A este se suma el desarrollo del lenguaje.

Cada una de ellas, si es bien enfocada, aportará a que el niño pueda empezar su vida educativa con destrezas tanto físicas como sociales. Con respecto a la tercera, el experto señala que es muy importante que los niños conozcan su entorno y exploren porque, en muchos casos, los padres no los sacan y se generan problemas. 


El Dato
Un menor que no recibió formación inicial tendrá cuatro veces menos oportunidades de mejorar sus ingresos, cuando sea adulto, según Unicef. 
Aunque en el análisis del Observatorio no se encontraron desigualdades de acceso por sectores, sí se identificó que hay una relación muy cercana entre la falta de acceso a la educación y las cifras de desnutrición crónica que, hasta 2014, llegaba al 24%. Por las limitaciones irreversibles en el desarrollo cerebral que van de la mano de la falta de alimentación y formación, las organizaciones a favor de la niñez determinaron que la asistencia a los centros integrales sea de alta prioridad.

Retos

El art. 6 de la Ley Orgánica de Educación Intercultural que se refiere a las obligaciones del Estado, indica que se debe garantizar entre otras cosas, la universalización de la educación en todos sus niveles, empezando por el inicial y, además, asegurar que se cumpla con un currículo nacional tanto en las instituciones públicas, municipales, privadas y fiscomisionales.

Corrales, quien ha conocido las metodologías de varios centros educativos y escuelas, menciona que estas dependen de la política de los directores. Muchas trabajan con procesos conductuales, es decir, reconocimiento de metas cumplidas, y otras con constructivismo que se basa en la exploración. 
También hay quienes aplican programas extranjeros con PEP que se centra en el desarrollo con interacciones con el planeta y el espacio. En programas municipales como los Guagua Centros se enseña vinculación emocional y social, lenguaje verbal y no verbal, sensorial motriz, descubrimiento del medio natural y cultural, hábitos y expresión artística.

En este punto, Vásquez considera que hay una falta de control en los sistemas que se usan para la enseñanza porque muchos hacen que los niños se adelanten a lo que deberían aprender a su edad y causan un efecto contrario a lo que deberían. 

El reto sería, según la experta en educación inicial bilingüe, que desde los 2 años se conozcan los objetivos por edades que siempre deben estar precedidos por un período de adaptación de un mes, que permite a los maestros identificar a cada niño y prepararlo, porque no todos tienen igual desarrollo en su coeficiente. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *