Seis consejos para un mejor uso de las tarjetas de crédito

El inicio de año, generalmente, está marcado por meses de bajo consumo, pero también por la obligación que tiene el consumidor de empezar a saldar las deudas que adquirió en las pasadas fechas festivas. ¿Pero cuánta disciplina tiene el ecuatoriano para lograrlo?

El debate público que desencadenó la extinta resolución de la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera, que modificaba el cálculo de intereses sobre el saldo de los pagos mínimos, dejó en evidencia la preocupación de la ciudadanía por tener que pagar mayores recargos, pero también la escasa cultura financiera que aún evidencian los consumidores a la hora de manejar el dinero plástico. Un problema que, para algunos expertos, debería empezar a corregirse, más en una época de ralentización económica como la que se vive.

Ante esto, dos especialistas consultadas por EXPRESO, Natalia Garzón, directora ejecutiva de la Fundación Bienestar de Mutualista Pichincha, y Sonia Zurita, profesora de Banca y Finanzas de la Escuela de Negocios de la Espol (Espae), ofrecen recomendaciones que podrían ser tomadas en cuenta a la hora de saldar las obligaciones. Uno de los errores más comunes, dice Zurita, es no contar con un presupuesto que permita un cumplimiento ordenado en el pago de haberes. Otros errores, sostiene Garzón, son abusar de los pagos mínimos y los avances en efectivo.

Armar presupuesto

1. Se recomienda contar con un presupuesto que clasifique los ingresos, los gastos fijos y los gastos variables (los que se pueden controlar). Esto permitirá llevar un mayor control sobre los gastos y con ello crear mayor disposición de dinero para empezar a cubrir deudas. Si no se tiene esto, se cae nuevamente en la tentación de acudir a la tarjeta, no habiendo salido de deudas pasadas.

Priorice el consumo

2. Si la tarjeta sigue contando como fuente de financiamiento, trate de cubrir pagos que sean urgentes o inesperados. Priorice también su pago. El décimo cuarto sueldo puede ser una vía de liquidez que le permita saldar sus deudas, o reducirlas.

Ojo con los avances.

3. Hacer avances en efectivo le permite al usuario acceder a dinero de una forma sencilla y rápida, pero no se debe abusar de este servicio, menos si su uso está destinado al pago de deudas. Los expertos advierten que este procedimiento lleva al consumidor a generarse una doble deuda. Muchas veces no se sale del primer compromiso y ya se ha incurrido en otro.

¿Pagos mínimos?

4. Aunque ya fue derogada la resolución que gravaba mayores intereses sobre el saldo de los pagos mínimos, los expertos financieros recomiendan evitar este sistema. Si bien esta opción le permite tener más holgura a la hora de pagar sus deudas, esto también hace que usted demore más tiempo en saldar sus pasivos. Mientras más tiempo endeudado pase, más intereses pagará.

¿Diferir o no?

5. Los expertos insisten en que no es saludable diferir todo tipo de consumo. No tiene sentido, dicen, que usted amplíe el tiempo de pago para algo que consume en un mes o menos de un mes (la compra del supermercado o las entradas al cine, por ejemplo). Si la tarjeta se emplea para comprar electrodomésticos, muebles, artículos más duraderos, es posible diferir los pagos y con ello hacer un uso más eficiente.

Costos financieros

6. Otra recomendación es no tener muchas tarjetas, porque eso no suma más solvencia, sino que genera más fuentes de endeudamiento. Una tarjeta activada genera costos financieros adicionales, como el pago de renovación, pago de chip, etc.

Para los bancos, el uso de la tarjeta de crédito no tiene por qué ser satanizado, pues con disciplina se convierte en un real beneficio de liquidez para los hogares. Y para reivindicar esa imagen, hay entidades financieras que, desde su gestión, trabajan también en la promoción de un uso responsable. Este Diario consultó a las principales entidades financieras del país sobre las estrategias que siguen.

De ellas, Banco del Pacífico, destacó el contacto y la comunicación permanente que se tiene con el cliente. Elías Ronquillo, gerente Nacional de Medios de Pagos de este banco, dueño de Pacificard que el año pasado facturó $ 2.553 millones en créditos, dijo que a través de e-mails, mensajes de texto y llamadas, constantemente se recuerda a los clientes sobre la deuda y la fecha máxima de pago. Es común también que se entreguen extensiones de plazo, de acuerdo con la capacidad de pago. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *