Una vía para despedir a unos 3.979 burócratas

Es un nuevo paso para la anunciada austeridad. El gobierno de Lenín Moreno inició, esta semana, un nuevo proceso de recorte de personal en el sector público para aliviar los gastos. En la mira, según la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas, están más de 3.979 empleados que dejarían de trabajar en dos semanas.

El 6 de febrero, tal como informó este Diario ayer, la entidad ordenó el recorte del 10 % de las nóminas de personal en las empresas del Estado que controla la coordinadora. La operación deberá concretarse hasta el 20 de febrero.

EXPRESO accedió a documentación que muestra que, hasta el cierre de 2018, esas empresas públicas contaban con 39.881 trabajadores. CNT, la institución que el Gobierno pretende concesionar a manos privadas, es la que más empleados tiene. El año pasado cerró con una nómina de 8.550 empleados.

Las empresas hidroeléctricas CNEL y Celec -que también están en la lista de concesiones, según el consejero presidencial, Santiago Cuesta- y las petroleras Petroamazonas y Petroecuador también tienen una gran cantidad de burócratas en sus filas.

Incluso entidades que están en proceso de liquidación o que están en vías de desaparición o fusión siguen pagando salarios mensualmente.

¿A cuánto asciende el pago? En todo el Gobierno, según la proforma presupuestaria aprobada para este año, se contempla el pago de 9.600 millones de dólares en sueldos y salarios.

Lo curioso es que el órgano rector del recorte anunciado es precisamente uno de los que más gasta en salarios. Datos del Ministerio de Economía y Finanzas evidencian que el sueldo promedio de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas, que cuenta con 89 burócratas, es de 2.210,62 dólares.

En el otro extremo está Fabrec. La empresa de confección de uniformes y vestimenta tiene 437 personas en su rol de pagos y el salario promedio mensual de ellos es de 610,46 dólares.

La opción es la concesión

El gasto que implica el mantenimiento de las empresas públicas fue uno de los motivos que llevó al gobierno del presidente Lenín Moreno a plantear la idea de concesionar entidades. Según el consejero del primer mandatario, Santiago Cuesta, solo por la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) se podría obtener unos 4.000 millones de dólares.

El Estado, a cambio de esa cantidad de recursos, otorgaría la administración de la empresa pública por unos 20 años.

Los trabajadores de la empresa consideran que la operación es viable siempre que se garantice la estabilidad laboral de los 8.550 funcionarios.

Patricio Alarcón, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano, aseguró que hablar de estabilidad laboral no cabe en una concesión. Quien se adjudique la entidad tiene derecho a decidir el número de empleados que necesita, señaló.

Tres empresas copan puestos

Las empresas públicas que se podrían concesionar este año, según el gobierno de Lenín Moreno, tienen 20.388 empleados. Se trata de las eléctricas Celec y CNEL, y CNT, de telecomunicaciones. El salario promedio supera los 1.000 dólares.

La fusión no se concreta

Petroecuador y Petroamazonas tienen 4.461 y 7.377 funcionarios en sus filas. En 2017 se anunció una fusión entre las dos empresas, pero hasta ahora no se concreta la operación pese a los ofrecimientos del ministro Carlos Pérez.

La cementera y 21 empleados

Otro proceso pendiente es la liquidación de la cementera estatal. Actualmente, según datos del Ministerio de Economía y Finanzas, la empresa todavía cuenta con 21 trabajadores y su salario, en promedio, es de 1.900,27 dólares mensuales. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *