Un billete para ti, democracia

Ochenta mil candidatos inscritos. ¡Uy! ¿Y ahora? ¿Pero cómo no los va a haber si no les cuesta un centavo la campaña y el dinero sale de nuestro bolsillo? ¡Si está ahí botado en un fondo de promoción partidaria y solo hay que ir a recogerlo! ¡Gratis, mejor que asaltar un banco! Encima, todos con la originalísima propuesta de acabar con la corrupción. Ni siquiera pueden ser un poquito creativos.

Hace 2 años le conté a un lobista norteamericano que aquí el pueblo le paga la campaña a los candidatos. “Se ve que es un país muy rico el suyo”, me respondió. Es que, claro, los países desarrollados no regalan la plata del pueblo a los partidos. El Tribunal Federal Alemán lo prohibió hace décadas. Y en un país que tiene tres mil billones de PIB. (O sea, tres mil millones de millones. Nosotros no llegamos a un billón, pues nuestro PIB apenas llega a cien mil millones). Solo en una nación de idiotas se nos ocurre regalar el dinero de la educación, medicinas o las armas de dotación que tanto necesita la policía para darnos seguridad, a una tarea de vivos que lo único que ha hecho es mentirnos década tras década. (Con las excepciones de rigor, ‘of course’). ¡Ah!… pero es que hay que fortalecer la democracia, dijo un “sabio” hace décadas para justificar la alcahuetería de que -a cada ocurrido que se le antoja ser político- tengamos que financiarle nosotros su carrera hacia el billete, ineludible destino de los políticos en el país. (Toda regla tiene su excepción, de acuerdo). Pero por favor, no me salgan con el cuento de que la democracia se ha fortalecido, cuando aún estamos en medio del circo.

El Consejo de la Judicatura y la Corte Nacional acaban de ser captados en nuestras narices por el correato que dejó sus alfiles en el Cpccs transitorio. “Él” controla la justicia otra vez. Si el nuevo Cpccs es captado por los AP disfrazados, no sería raro que tiren abajo la CC. ¿Saben cuál es el problema de este país? Que aquí nadie sabe lo que hay que hacer. ¿Democracia fortalecida? ¡No me hagan reír! Ni cuenta nos vamos a dar cuando el que sabemos esté de regreso. ¿Quésqueres… bobo? ¡Ya cállate!. (Roberto López – Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *