“Hacer la cama al correísmo es dar votos al CPCCS”

Entre las papeletas electorales del 24 de marzo estará la del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social para elegir a quienes reemplazarán al Consejo transitorio presidido por Julio César Trujillo. ¿Qué hacer frente a esa inevitable papeleta? ¿Cuál es la opción para aquellos que encuentran ilegítimo el quinto poder? 4P. entrevistó a César Ricaurte, director ejecutivo de Fundamedios. Él analiza el recorrido y funciones del CPCCS y propone el voto nulo en esa papeleta. 

¿Cómo crees que se deba encarar, el 24 de marzo, el voto ante la papeleta por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social?
Me parece que ese Consejo fue una institución creada en este diseño institucional que hizo el correísmo que era, básicamente, la constitución de un Estado autoritario. Es nefasto que el quinto poder le quite representatividad, legitimidad y poder a la Asamblea Nacional, que tiene la representación del pueblo, y le entregue ese poder a este Consejo. Lo hemos visto a lo largo de los diez años. Ese Consejo sirvió para capturar todos los espacios estatales de control, fiscalización y lucha contra la corrupción; todos los espacios de participación ciudadana incluso. La noción perversa de que hay que estatizar la participación ciudadana proviene de una visión autoritaria, estalinista incluso.

No obstante, los ciudadanos tienen que ir a las urnas el 24 de marzo y tienen que votar por ese Consejo. Muchos se están haciendo la pregunta: ¿qué hacer?
Estamos definitivamente ante una trampa, porque esta supuesta democratización del Consejo, mediante el voto popular, genera una mayor incertidumbre de que ese Consejo aseste el golpe definitivo a cualquier proceso de transición hacia la democracia. Lo que avanzó Julio César Trujillo y los otros consejeros para reinstitucionalizar al país, con todos sus defectos y bemoles, puso la base para el desmontaje del correísmo. Es una trampa pretender que el Consejo electo en las urnas irá en ese camino de democratización.

¿Pero si los ciudadanos están llamados a votar para elegir a los miembros de ese Consejo, cómo se sale de la trampa de la que hablas?  
Claro, y hay ciudadanos que participan como candidatos de buena fe. Pero la trampa es el propio Consejo. Ese Consejo debería desaparecer. El diseño institucional de un país democrático no soporta un Consejo de esta naturaleza. En ninguna democracia desarrollada existe un Consejo de este tipo. Este diseño responde a constituciones destinadas a modelar regímenes autoritarios. De hecho este Consejo se creó al mismo tiempo en Venezuela, Bolivia y Nicaragua.

Hay personas que admiten que ese Consejo no debería existir. Pero como existe y toca votar, dicen que bastaría con buscar buenas personas en la papeleta y votar por ellas.
No comparto. Te decía antes que había candidatos de buena fe y electores de buena fe. Pero el mismo Consejo es la trampa. Tanto es así que el ex presidente Correa ha diseñado un plan de regreso al poder y lo hizo explícito hace pocos días en su cuenta de twitter. Llamaba a sus partidarios a votar por los candidatos que van a viabilizar ese plan. Y ese plan pasa por ese Consejo de Participación Ciudadana.

La pregunta sigue ahí: ¿qué hacer entonces?
Lo importante, creo, es quitar toda base de legitimidad a ese Consejo en las próximas elecciones. La opción más adecuada, más razonable es anular el voto. Quitar absolutamente la legitimidad a ese Consejo anulando masivamente el voto. Y como segundo paso que se llame a una consulta para enmendar la Constitución y desaparecer ese Consejo. En ese lapso, que calculo serán unos tres o seis meses, hay que preparar un diseño institucional acorde con un país democrático.

¿Pero qué respondes a las personas que están diciendo que votar nulo es hacerle la cama al correísmo?
Me parece que hacerle la cama al correísmo es mantener la legitimidad del Consejo, darle votos, estructurarlo y que comience otra vez a actuar. Corremos el gravísimo peligro de que el correísmo se tome de cualquier manera ese Consejo. A Correa siempre hay que reconocerle que habla claro. Y él ha expuesto cuál es su plan, su hoja de ruta para regresar al poder. Eso pasa por aprobar ese Consejo. Lo que tenemos que hacer no es buscar a los mejores candidatos. Es quitar legitimidad a ese Consejo y, como segundo paso, eliminarlo. (4 Pelagatos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *