Venezuela entra en semana crucial

El régimen le cierra la puerta a la ayuda humanitaria pero se la cierra también a una salida pacífica a la situación política. 
 

Redacción CARACAS

AFP

Venezuela entró ayer, bajo tensión, en una semana crucial del pulso entre el presidente Nicolás Maduro y el opositor Juan Guaidó, quien promete ingresar a toda costa el sábado ayuda humanitaria que el Gobierno bloquea por considerarla el inicio de una invasión militar estadounidense.

Reconocido como mandatario interino por 50 países, Guaidó prepara movilizaciones en todo el país para acompañar voluntarios que irán a la frontera en caravanas de autobuses en busca de las toneladas de medicinas y alimentos, acopiados en Colombia, Brasil y Curazao.

Cargamentos de asistencia llevados en aviones militares de Estados Unidos permanecen en las bodegas de la ciudad colombiana de Cúcuta, cerca del puente limítrofe Tienditas, bloqueado por militares venezolanos con camiones y otros obstáculos.
 

Llamado a militares
Un segundo centro de almacenamiento en Brasil se alista en el estado fronterizo de Roraima para recibir ayuda brasileña, y hoy llegará un avión desde Miami a Curazao con más asistencia estadounidense.

A medida que se acerca el sábado, Guaidó, jefe del Congreso de mayoría opositora, multiplica sus llamados a la Fuerza Armada, principal sostén de Maduro, para que deje pasar la asistencia.

“Este 23 de febrero tienen la oportunidad de salvar las vidas de cientos de miles de venezolanos”, expresó la noche del domingo.

‘No obstante, la Fuerza Armada reforzará la presencia en las fronteras, pues a juicio de Maduro la ayuda humanitaria es un “show” y el preludio de una acción militar no descartada por el gobierno de Donald Trump.

CARACAS, AFP • Venezuela entró ayer, bajo tensión, en una semana crucial del pulso entre el presidente Nicolás Maduro y el opositor Juan Guaidó, quien promete ingresar a toda costa el sábado ayuda humanitaria que el Gobierno bloquea por considerarla el inicio de una invasión militar estadounidense. Reconocido como mandatario interino por 50 países, Guaidó prepara movilizaciones en todo el país para acompañar voluntarios que irán a la frontera en caravanas de autobuses en busca de las toneladas de medicinas y alimentos, acopiados en Colombia, Brasil y Curazao. Cargamentos de asistencia llevados en aviones militares de Estados Unidos permanecen en las bodegas de la ciudad colombiana de Cúcuta, cerca del puente limítrofe Tienditas, bloqueado por militares venezolanos con camiones y otros obstáculos. Llamado a militares Un segundo centro de almacenamiento en Brasil se alista en el estado fronterizo de Roraima para recibir ayuda brasileña, y hoy llegará un avión desde Miami a Curazao con más asistencia estadounidense. A medida que se acerca el sábado, Guaidó, jefe del Congreso de mayoría opositora, multiplica sus llamados a la Fuerza Armada, principal sostén de Maduro, para que deje pasar la asistencia. “Este 23 de febrero tienen la oportunidad de salvar las vidas de cientos de miles de venezolanos”, expresó la noche del domingo. ‘No obstante, la Fuerza Armada reforzará la presencia en las fronteras, pues a juicio de Maduro la ayuda humanitaria es un “show” y el preludio de una acción militar no descartada por el gobierno de Donald Trump. “Nos estamos muriendo” Guaidó fijó para el ingreso de la ayuda el día en que cumple un mes de haberse autoproclamado como presidente interino, luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador” al considerar “fraudulenta” su reelección. “Que la ayuda venga de donde sea (…). Nos estamos muriendo de hambre y falta de medicinas”, declaró a AFP Rómulo Chinchilla, de 64 años, en uno de diez campamentos instalados el domingo por voluntarios para ofrecer asistencia médica. La situación Los venezolanos padecen falta de medicamentos e insumos hospitalarios además de una voraz hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% este año. Huyendo de la crisis, unos 2,3 millones (7% de la población) emigraron desde 2015, según la ONU. Pero Maduro culpa de la crisis a sanciones financieras impuestas por Washington. Para el Presidente socialista los cargamentos son “migajas” de “comida podrida y contaminada”. Un régimen aislado El conflicto por la ayuda humanitaria escaló A nivel internacional. Rusia, China, Turquía Irán, Cuba y otros aliados de Maduro han condenado “la injerencia” de Estados Unidos y otros gobiernos. El domingo, el Gobierno prohibió la entrada al país de cinco diputados del Grupo del Partido Popular Europeo (PPE) y el subsecretario general de esa formación, que pretendían reunirse con Guaidó, pero fueron devueltos del aeropuerto internacional. “La delegación de eurodiputados (…) es expulsada por un régimen aislado y cada vez más irracional”, reaccionó Guaidó. Según el canciller Jorge Arreaza, tenían “fines conspirativos”. Volverán Los eurodiputados, cuya prohibición de entrada fue condenada por España y Francia, anunciaron desde Madrid que intentarán ingresar desde Colombia el sábado. Por su parte, la Unión Europea (UE) y Uruguay enviarán en los próximos días una misión técnica a Venezuela con expertos en elecciones y de ayuda humanitaria, ambos temas rechazados por Maduro. El Grupo de Lima, que conforman países latinoamericanos y Canadá, se reunirá el 25 de febrero en Bogotá para ratificar su apoyo a Guiadó. Según Maduro, Venezuela está en el centro de una lucha “geopolítica” en la que Washington buscar apropiarse de petróleo y el oro del país, usando como “títere” a Guaidó. 

“Nos estamos muriendo” 
Guaidó fijó para el ingreso de la ayuda el día en que cumple un mes de haberse autoproclamado como presidente interino, luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador” al considerar “fraudulenta” su reelección.

“Que la ayuda venga de donde sea (…). Nos estamos muriendo de hambre y falta de medicinas”, declaró a AFP Rómulo Chinchilla, de 64 años, en uno de diez campamentos instalados el domingo por voluntarios para ofrecer asistencia médica.
 

La situación
Los venezolanos padecen falta de medicamentos e insumos hospitalarios además de una voraz hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% este año. Huyendo de la crisis, unos 2,3 millones (7% de la población) emigraron desde 2015, según la ONU.

Pero Maduro culpa de la crisis a sanciones financieras impuestas por Washington.

Para el Presidente socialista los cargamentos son “migajas” de “comida podrida y contaminada”.
 

Un régimen aislado
El conflicto por la ayuda humanitaria escaló A nivel internacional. Rusia, China, Turquía Irán, Cuba y otros aliados de Maduro han condenado “la injerencia” de Estados Unidos y otros gobiernos.

El domingo, el Gobierno prohibió la entrada al país de cinco diputados del Grupo del Partido Popular Europeo (PPE) y el subsecretario general de esa formación, que pretendían reunirse con Guaidó, pero fueron devueltos del aeropuerto internacional.

“La delegación de eurodiputados (…) es expulsada por un régimen aislado y cada vez más irracional”, reaccionó Guaidó. Según el canciller Jorge Arreaza, tenían “fines conspirativos”.
 

Volverán
Los eurodiputados, cuya prohibición de entrada fue condenada por España y Francia, anunciaron desde Madrid que intentarán ingresar desde Colombia el sábado.

Por su parte, la Unión Europea (UE) y Uruguay enviarán en los próximos días una misión técnica a Venezuela con expertos en elecciones y de ayuda humanitaria, ambos temas rechazados por Maduro.

El Grupo de Lima, que conforman países latinoamericanos y Canadá, se reunirá el 25 de febrero en Bogotá para ratificar su apoyo a Guiadó.

Según Maduro, Venezuela está en el centro de una lucha “geopolítica” en la que Washington buscar apropiarse de petróleo y el oro del país, usando como “títere” a Guaidó. 
 

Piñera viajará a Cúcuta 
Apoyará entrega de ayuda 

° El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció ayer que viajará a la ciudad colombiana de Cúcuta el viernes en apoyo al ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela, una iniciativa impulsada por el líder opositor Juan Guaidó que es rechazada por el presidente Nicolás Maduro.

Guaidó, reconocido como mandatario interino por unos 50 países, lidera una iniciativa que pretende movilizar a voluntarios para que acudan a la frontera a recibir toneladas de alimentos y medicinas, acopiados en Colombia, Brasil y Curazao.

“Venezuela y su pueblo necesitan apoyo internacional para recuperar su libertad y democracia. Con el Presidente (de Colombia) @IvanDuque estaremos este viernes en Cúcuta entregando ayuda humanitaria a quienes llevan años sufriendo crisis causada por la dictadura”, publicó el conservador Piñera en su cuenta de Twitter.

Piñera es uno de los mayores críticos del gobierno de Maduro y uno de los primeros en reconocer a Guaidó, de 35 años, como presidente del país caribeño. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *