6 de cada 10 motos retenidas quedan olvidadas por dueños en centros de retención vehicular

Los tubos de escape y los aros de las llantas están oxidados, los asientos desgastados. Son hileras incontables de motocicletas que copan los tres centros de retención vehicular de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), en el norte y sur. Sobre ellas incluso crece en estos días una verde maleza.

En uno de esos centros, en Fertisa, en el sur, el patio tiene en su entrada alrededor de 2 mil motocicletas que están por cumplir tres años retenidas, por lo que para estas la institución evalúa la chatarrización como dispone la ley.

Así lo refiere Luis Lalama, jefe de operaciones de la ATM, quien agrega que alrededor de 5 mil a 6 mil motos serían chatarrizadas, sumando aquellas que permanecen en otros dos centros, de la vía a Daule y Los Vergeles, en el norte.

Lalama sostiene que las cifras de motos retenidas el año pasado alcanzaron las 17 mil por distintos incumplimientos, De esa cifra, apenas el 40% de choferes se acerca a cumplir los trámites para conseguir la salida de su vehículo.

El resto permanece bajo las inclemencias del clima en un patio que toma color por la maleza que va creciendo. El ingreso de motos retenidas continúa con un promedio de 20 al día, una cifra que es variable. Por ejemplo, en enero ya se contaron 1.500 unidades retenidas en los tres patios.

Frank Simbala tramitaba este miércoles la salida de su moto. Esta fue retenida el martes por tener un ocupante más en horario no permitido. Debió pagar $ 6.

Sin embargo, en muchos casos, los dueños mantienen deudas anteriores por multas de Tránsito o han estado involucradas en irregularidades por lo que quedan abandonadas, señala Fernando Amador, jefe de transporte público.

En la actualidad, la ocupación de los tres patios se va saturando hasta ocupar un 80% de su capacidad por lo que con el proceso de chatarrización se espera descongestionar los tres patios, señala Lalama.

La mayoría de retenciones se dan por incumplir la ordenanza que prohiíbe circular dos personas en una moto, en la noche. “Casi el 60% que entra aquí es por ordenanza municipal”, sostiene Lalama.

El resto de retenciones se concentra por no contar con matrícula actualizada, circular sin placas y no cumplir con normas técnicas.

Ante esto, la ATM incentiva el retiro de los vehículos, autos livianos y buses que llevan más de seis meses en los patios. Para eso se ofrece descuentos en los tarifarios por ocupación de los patios. Amador agrega que la permanencia de motos abandonadas significa pérdidas.

Miembros de la Policía Judicial se encargan de analizar las placas y registros para evaluar si estas han sido robadas y contactar a sus dueños. Una moto chatarrizada podría significar una recuperación de $ 60, por el fierro. 

Apuntes

Tramite de salida

Los tres centros de retención vehicular de la ATM se ubican en el sector de las Iguanas, en la vía a Daule (norte), en Las Orquídeas y en Fertisa, en el sur.

Trámites

En caso de tener valores pendientes de multas, el usuario puede acercarse a las oficinas del Centro de Atención de ATM, en Albán Borja y registro Civil municipal de la Martha de Roldós. (Diario El Universo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *