En 6 meses se puede cambiar el país

Lenín Moreno y “su gente” dan palos de ciego. Rafael Correa y sus compinches lucran. Diría mi abuela: “la misma jeringa con distinto bitoque”.

No hay trabajo. No hay dinero. El país se hunde en la ignominia. Delincuentes, recién nombrados, gozan de embajadas, consulados, y cargos claves en el gobierno. El contralor sanciona a los corruptos. Pero jueces, fiscalías y la Asamblea (¿?) los declaran inocentes. No atienden ni entienden a la población.

Dividir la Presidencia en equis gabinetes es más burocracia. Y, a la dorada, se la privilegia esté presa o ausente.

Viajes, sueldos y canonjías imparables y oligarquías correístas. 10 % en reducción burocrática es tomadura de pelo.

El origen de la corrupción es el Estado propietario, productor (¿?), constructor, comprador, vendedor. Reducir su tamaño.

El crimen organizado y el obeso narcoestado siguen. No hay gobierno. Gasto público imparable. Lo paga la población. Hay recesión. El dinero de los impuestos se lo roban. Nada devuelven.

Delincuencia rampante, robos, asesinatos, secuestros, drogas. El IESS y el Gobierno están quebrados. Renunciaría Lenín ¿por salud? Veremos la lucha por el poder.

Yo he sostenido y sostengo que en seis meses se puede cambiar el país. La solución no es fiscal ni financiera. Es económica.

1) Restaurar al Estado de derecho. Eliminar el Estado Nacional.

2) Cerrar aduanas. Sirven para robar. Beneficiarios: contrabandistas y políticos. Encarecen lo necesario para comer, producir y sobrevivir.

3) Cero aranceles, excepto drogas y licores.

4) Un solo impuesto: 10 % ‘flat’. Nietos y bisnietos están condenados a pagar deudas, robos, abusos “financieros”, estanflación y peculados.

5) Abrir el país a las inversiones de riesgo. Vendrán millones de dólares. Crearán miles de empleos.

6) Cada trabajador será dueño único de sus aportes al IESS. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *