El alto porcentaje de voto nulo incidirá en la legitimidad del nuevo CPCCS

Los resultados obtenidos el 24 de marzo pasado en la elección del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) impactarán en la legitimidad de la institución por los votos con que asumirán los nuevos consejeros electos.

Las estadísticas parciales que arrojaba el Consejo Nacional Electoral (CNE) hasta el sábado último, con más del 98% de procesamiento de actas, evidencian que la suma entre blancos y nulos logra más de un 40% del total de sufragantes.

En la papeleta de las once mujeres candidatas, 2’213.203 dejaron en blanco su voto (21,40%) y 2’357.135 (22,79%) lo anularon. Es decir, el 44,19% de los 10’323.193 que sufragaron para la dignidad se pronunciaron por ambas opciones.

En el caso de los 28 hombres, los nulos y blancos suman el 46,84%, que representa a 4’764.375 electores. En la papeleta de nacionalidades hay un 43,45% entre nulos y blancos, que son 4’171.398 votantes.

Desde el 2002, la última elección en la que estas dos opciones sumaron un alto porcentaje fue la de parlamentarios andinos en el 2009 con el 32,6%.

Medardo Oleas, exvocal del extinto Tribunal Supremo Electoral (TSE), cree que estos resultados inciden en la legitimidad de los electos, pues de un padrón de 13’261.994 electores, la mayor votación es de María Fernanda Rivadeneira, con 2’268.585 votos válidos (17,53%); y, de hombres, José Tuárez, con 911.790 votos (7,12%) hasta el viernes último. El voto blanco, añadió, refleja que “no sabían por quién votar, y que los ciudadanos depositan las papeletas en la urna para que le den el certificado de votación”.

La campaña electoral de estos 43 candidatos era responsabilidad solo del CNE, según lo determinó la Ley Reformatoria al CPCCS.

Para la Misión Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que observó estos comicios, el “esquema de comunicación no permitió que la ciudadanía conociera a los aspirantes y que pudieran votar de manera informada”, cita su informe preliminar.

A esto se sumó que actores políticos, como el líder del movimiento CREO, Guillermo Lasso, llamó a anular el voto por estos candidatos para tener el “poder de acabar de una vez con el autoritarismo”.

También lo hicieron el presidente del actual CPCCS transitorio, Julio César Trujillo, y el consejero Pablo Dávila para ‘deslegitimar’ la entidad y promover su eliminación.


Así, desde el martes pasado, Trujillo optó por publicar un video en Twitter, en el que se comprometió a que después del 14 de mayo (cuando se posesionen sus sucesores) recorrerá el país recogiendo firmas para eliminar la institución, mediante una consulta popular.

Carlos Aguinaga, también expresidente del otrora TSE, consideró que el voto nulo está alcanzando el 25%, igual que el blanco. “Sumadas las dos opciones, tenemos una manifestación carente de legitimidad. Tenemos que ser sensatos en la lectura de los resultados, y ver que hay candidatos que llegan con un 7%, y eso no nos representa. Puede existir legalidad de la elección, que ha sido un desastre democrático en términos de legitimidad”.

Guillermo Lasso, líder de CREO.
Para Diego Tello, técnico electoral, ocho de cada diez personas no votaron nulo. “Y en un análisis global, ganó el voto válido y no caló el voto nulo como pensaban”.
A su criterio, de ese 22% que se observa en el nulo “se debería restar el histórico que es del 10%; y el otro 10% de nulos fue el que de alguna manera caló en los electores”, comentó. (Diario El Universo)

Julio César Trujillo, presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) transitorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *