Asamblea se plantea cambiar el Fondo de Promoción Electoral

Cualquier cambio al Código de la Democracia debe hacerse antes de 2021.

Luego de que la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) hizo sonar las alarmas en su informe preliminar de veeduría de las pasadas elecciones al señalar que se debe considerar “la introducción de una barrera de acceso al Fondo de Promoción Electoral (FPE)”. 

Los observadores indicaron que varios candidatos no alcanzaron el 1% establecido en el Código de la Democracia para garantizar el financiamiento del Estado a sus campañas. 

El Código de la Democracia ha estado en el ojo del huracán desde 24 de mayo. Tanto que hasta uno de los vocales del Consejo Nacional Electoral (CNE), Luis Verdesoto ha declarado que es necesario reformarlo. 

La cuestión es que si se quiere hacer alguna reforma debe ser antes de febrero de 2020, porque la normativa vigente indica que dicho Código sólo puede cambiarse hasta un año antes de las próximas elecciones y, según lo previsto, las presidenciales están en la agenda para 2021. 
 

Asignación de escaños
Para Marcelo Espinel Vallejo, director del Observatorio Legislativo, reformar el Código de la Democracia va más allá del FPE, pues también se debe revisar el número de asignación de escaños en los consejos metropolitanos, por ejemplo. “No podemos pedir reformas al Código cada vez que vengan elecciones, se debe montar un proyecto a largo plazo”, señala. 

El consejero del Consejo Nacional Electoral (CNE), Luis Verdesoto, y la asambleísta, María Mercedes Cuesta, coindicen con esto, pero consideran que la situación es más compleja. 

“La culpa no es del método, es del sistema electoral en conjunto”, acota el consultor electoral Diego Tello.  Para él, las circunscripciones pequeñas y el método de votación son un gran problema. “Con las circunscripciones tenemos un problema de proporcionalidad, donde hay insuficiente representación política, mientras que el voto entre listas nos distribuye de manera equitativa los resultados”. 

Recordó que antes de 1998 existía el sistema “una persona un voto” y que luego de una consulta popular se permitió el voto cruzado. “Pasamos de un sistema de listas cerradas a contabilizar los votos donde tienes a un candidato con mayor porcentaje, pero que no gana”. 

Tello indica que el método de D’Hondt es uno de los más usados en el mundo y que “todos los sistemas son proporcionales, sólo que algunos son más que otros”. 

El abogado Medardo Oleas, de su parte, señala que solo cambiar el método “no sirve”. “Se tienen que hacer una serie de reformas que van más allá de la metodología. Primero tenemos que fortalecer el sistema de partidos y disminuir la cantidad de organizaciones políticas que existen”, indica.

Oleas, además, considera “absurdo” que cada candidato tenga que devolver dinero si no llega al 5% de los votantes. “Eso es culpa del Consejo Nacional Electoral que determinó dar dinero a los candidatos, cuando en otros países se tienen un sistema para la regulación de publicidad y sus presupuestos que no involucran las arcas del Estado”, dijo. (JDC)
 

Propuestas de enmiendas
° En el Pleno de la Asamblea Nacional se barajan cinco propuestas de enmiendas o reformas a la Constitución y que implicarían cambios en otros textos legislativos. 

Así lo plantea Fabricio Villamar, asambleísta por CREO, quien considera que además de reformar la Constitución, para quitarle asignaciones al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs), también se debería preguntar al país si “quieren seguir con el voto obligatorio y disminuir el número de asambleístas”. 

Métodos
Asignación de escaños 

° D’Hondt: Es un sistema que se utiliza para repartir los escaños de un Parlamento o Congreso, de modo no puramente proporcional a los votos obtenidos por las candidaturas. Por lo general beneficia a los partidos grandes. 

° Webster: Suma los votos nominales (individuales) de los candidatos por cada partido, luego convierte los votos en plancha de cada partido en votos nominales. Entonces, se multiplica el total de votos en plancha que saque un partido, por el número de candidatos.

° Hare: Resulta de dividir el número de votos válidos entre el número de escaños en juego. Se utiliza en sistemas electorales de voto único transferible o en sistemas de representación proporcional por listas electorales que utilizan el método del resto mayor. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *