Resguardo policial en audiencia de apelación de caso David Romo

Tras la denuncia de la jueza de la Sala Penal de la Corte Provincial de Pichincha, tanto la fiscal del caso, como la magistrada estuvieron con equipos de seguridad. La diligencia no se instaló.

La fiscal Teresa Coba llegó ayer a la Corte Provincial de Pichincha con un equipo de seguridad. Acudía a la audiencia de apelación en el caso de David Romo, solicitada por Fiscalía después de que un Tribunal de Garantías Penales, presidido por el juez Wilson Caiza, declaró inocentes a cinco procesados por el delito de asesinato. 

A pesar de que ella no recibió amenazas directamente, sí escuchó de la denuncia que presentó una de las juezas de la Sala Penal que ayer iba a conocer el caso. La magistrada denunció el 29 de marzo que recibió un mensaje intimidatorio a alrededor de las 17:06. 

“Estamos seguros que en la audiencia del 8 de abril actuarás pensando en el duro trabajo de investigación. Estamos pendientes de ti” y colocaron la dirección de su casa. Por eso dijo que temía por su seguridad. Ayer, para la audiencia, un equipo del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) le resguardó. Igualmente, policías se ubicaron en los exteriores de la Corte. 

Pero la audiencia no se instaló. Estaba prevista para las 09:00; sin embargo, el abogado de uno de los procesados, José Arbey Largo, ingresó un escrito 40 minutos antes del inicio de la audiencia, que incluía un certificado médico, para pedir el diferimiento. La Sala Penal acogió el pedido para respetar el derecho a la defensa. 

Antes de ingresar a la sala 6, en el tercer piso de la Corte, Alexandra Córdova, madre de David, cuestionaba la audiencia: “Ni la Policía ni la Fiscalía han dado una respuesta efectiva, transparente y real”. Por eso, está en marcha una investigación por desaparición forzada, en contra de fiscales y policías. 
 

Dos procesados 
A las 09:04, la secretaria de la Sala Penal informó a los jueces Fabián Fabara, Pavlova Guerra e Inés Romero que había ingresado el escrito de Largo pidiendo el diferimiento. Blanca Fueres y Carlos Londoño, dueños de la clínica de rehabilitación donde habría estado David, estaban presentes. También acudió la madre de Blanca. 

EL DATO
El caso de David Romo se encuentra en la Comisión Interamericana de DD.HH., para su etapa de estudio. Ellos escucharon a los abogados hablar sobre la denuncia de intimidación presentada por la jueza. Su abogado, Diego Chimbo, pidió que se incorporara la denuncia en el proceso judicial a través de un escrito o providencia. Pero el juez ponente dijo que la Sala definirá qué hacer. 

Al salir de la Corte Provincial, Fueres dijo que han retomado su trabajo en el mercado de la Ofelia, donde venden carne, después de más de un año de estar presos. “Nosotros hemos sido perseguidos por la Policía. No basta con casi dos años de prisión y nos declararon inocentes. No hallaron ninguna prueba. No le hemos conocido (a David), ni estuvo en la clínica”, contó. 
 

Qué se espera 
Coba no pudo exponer las razones por las que apeló a la decisión del Tribunal de absolver a Londoño, Fueres, Largo (amigo de Londoño), y Jonathan Javier Rojas y Roberto Espinoza, internos de la clínica. 

Milton Castillo, abogado de Córdova, no comprende por qué la Fiscalía apeló. A su criterio no existen los elementos para probar un asesinato, pero cree que la fiscal tiene que seguir sosteniendo su teoría, aunque “no necesariamente eso ha sido verdad”. 

Sin embargo, la fiscal dijo que todavía no se ha pronunciado en ningún sentido sobre el fondo del pedido. “Fiscalía no ha mencionado absolutamente nada en cuanto a la ratificación de nada”, señaló y agregó que fundamentará en el momento oportuno. La Sala Penal no fijó fecha para la audiencia, pero sí alertó que no diferirá otra vez, por lo que, en caso de la ausencia de algún abogado, actuará la Defensoría Pública.(Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *