Sacan al infiltrado de Assange

La “cercanía” de un funcionario de carrera de la diplomacia ecuatoriana con el fundador de Wikileaks, Julian Assange, durante su estadía en la Embajada de Ecuador en Londres, es el último traspié que se conoce en la relación entre Ecuador y el australiano nacionalizado ecuatoriano, quien se encuentra asilado en la sede diplomática desde 2012.

La “relación personal” del exfuncionario con Assange determinó su salida de la Embajada, así lo confirmó el canciller José Valencia, sin dar muchas pistas de qué tipo de relación o qué trabajo realizaba el exdiplomático para Assange. “Se cambió el personal de la sede diplomática porque hemos encontrado cuestiones que no eran las más adecuadas”, sostuvo el ministro.

“Le contratamos y le pagábamos como funcionario de la Embajada y trabajaba de una manera muy cercana a él (Assange) y eso no es correcto. Los funcionarios de la Embajada -de toda Embajada no solo de esa— deben responder exclusivamente al Estado ecuatoriano. Para eso están enviados por el Estado ecuatoriano y no para representar intereses ajenos”, continuó el diplomático.

A pesar de la insistencia por conocer el nombre del referido funcionario, Valencia no quiso adelantar su identidad y afirmó que es parte del trabajo que está haciendo la Cancillería.

Sin embargo, comentó que algo que se les hace extraño es que Assange rechazó que se le entregue la clave de wifi para que pueda comunicarse con sus familiares, “pero tenemos reportes de que sí tiene acceso a internet. Eso lo determinarán las investigaciones que se van a llevar adelante”.

En los pasillos de la Cancillería se empezó a elucubrar para poner nombre al funcionario al que se refería el canciller Valencia y se relacionó esta situación con uno de los primeros integrantes de la Embajada que recibió a Assange hace siete años y que ha defendido al fundador de Wikileaks en entrevistas con medios internacionales.

Lo único que Valencia dejó en claro es que no se trataba del embajador Carlos Abad, quien estuvo al frente de la sede diplomática desde el 2015.

Sobre la situación de asilo de Assange en la Embajada, el canciller Valencia reiteró sus palabras de la semana pasada y Ecuador tomará una decisión “en el momento en que considere que es oportuno” y que las dos alternativas son las obvias: que se mantenga la protección o que se revise su situación.

La semana pasada, Valencia salió a desmentir rumores, considerados injuriosos por Cancillería, en respuesta a la publicación que hizo Wikileaks en Twitter en donde mencionaba que “en horas o días”, Julian Assange sería entregado a las autoridades británicas por parte de Ecuador.

Demandas

El ministro de Relaciones Exteriores, José Valencia, confirmó que Julian Assange mantiene tres demandas en contra del Estado ecuatoriano.

Protocolo

El 13 de octubre de 2018, el Gobierno activó un protocolo para regular la estadía y permanencia de Assange en la Embajada donde está desde 2012.

Difusión

Para el Gobierno, la difusión de fotos y vídeos de la vida familiar del presidente Lenín Moreno provienen del portal WikiLeaks, fundado por Assange. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *