Cuatro piezas más del rompecabezas Inapapers

En los documentos robados del teléfono de Lenín Moreno hay elementos que permiten entender cómo él preparaba la campaña presidencial en Ginebra y qué tipo de relación tenía con el aparato correísta. Esto se ve no solo en los mensajes de whatsapp sino en centenares de correos. 4P pone en evidencia elementos que, como ya se dijo, ayudan a conformar la historia interna de Alianza País; un rompecabezas que no sobra conocer.

Moreno en campaña con el membrete de la ONU

En Ginebra, como se ve en sus comunicaciones, Lenín Moreno dedicó gran parte de su tiempo a su campaña presidencial. En ella, tuvo particular relieve el “Proyecto de Construcción de Emergencia de Viviendas Accesibles para Personas con Discapacidad, Víctimas del Terremoto del Ecuador”. 370 casas previstas en dos fases para lo cual se abrió una cuenta en el Banco del Pacífico. A los posibles donantes, Moreno envió una carta con el membrete de la ONU bajo el cual se lee: “El Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre Discapacidad y Accesibilidad”. En los mensajes con Santiago Cuesta y Eduardo Mangas hay suficientes muestras del empeño puesto por Moreno para pedir plata a empresarios ecuatorianos. Miriam Baldeón le dice (10 de junio de 2016) que Sinohydro transfirió 100 mil dólares. Munir Abedrabo hace lo mismo, y por el mismo monto, el 24 de agosto de 2016. Michell Deller (6 de junio de 2016) le comunica que lograron 200 mil con mucho esfuerzo… No se dice qué pasó con una propuesta firmada por Neil Velarde, enviada a Moreno por Pablo Hadatty. En su mensaje presenta a Velarde como amigo que trabaja con inversionistas europeos que quieren donar 100 millones de dólares para 10 mil casas. No se dice quiénes eran esos  inversionistas ni por qué querían ser tan generosos…

Moreno, Bueno y Adoum troleaban a 4Pelagatos

El equipo de asesores que Lenín Moreno tenía en Ginebra, dedicados a consolidar su candidatura a la Presidencia, también troleaban a los críticos de Moreno. Uno de esos asesores, que sigue siéndolo ahora que Moreno está en Carondelet, era Julio Bueno. Resulta que en julio del 2016 uno de los objetivos de ese equipo fue atacar a 4Pelagatos. Según los chats que aparecen en inapapers.org entre Moreno y Julio Bueno, se ve cómo se coordinaba los ataques a los pelagatos a través de las cuentas del troll center del correísmo. En el chat, Bueno le envía imágenes donde se ven los insultos que los troles suyos enviaban a los pelagatos. “Mira lo que pusieron los nuestros”, le dice orgulloso a Moreno. En ese chat se ven mensajes que ponían los troles en los que se retrata a los pelagatos como asalariados de la Embajada de los EEUU y de la CIA. “4Pelagatos, voceros de la embajada gringa no saben cómo desprestigiar al futuro presidente del Ecuador”. También le envió un meme en el que, sobre una fotografía en la que aparecen Roberto Aguilar, José Hernández y Martín Pallares está escrito: “ustedes están tan vendidos que más parecen vendados”. Bueno, le comenta a renglón seguido a Moreno: “frase de la negra”. Es conocido que Julio Bueno dice cariñosamente “negra” a su esposa Rosángela Adoum, otra de las asesoras de Moreno y quien le prepara sus discursos. Los dos estuvieron con Moreno en Ginebra.

Las lecturas que recomienda el juez cervecero

Patricio Pazmiño, el juez de la corte cervecera, aparece entre las personas con quienes Lenín Moreno chateó en 2016. Él fue candidato de Correa ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos con sede en Costa Rica y fue elegido para el periodo 2016-2021. Pues bien: ese juez, en sus mensajes a Moreno, recomienda algunas lecturas: la carta de un becario de la Senecyt publicada en El Telegráfo sobre una columna de Walter Spurrier. Esa carta es un ramillete de lemas revolucionarias: volvió al país y le han propuesto tres trabajos: tras las afirmaciones de Spurrier “están las premisas de un sistema reproductor de inequidades”; se alegra de que la política de becas “no se ajuste a las necesidades del mercado”…
Pazmiño manda a Moreno un texto del impresentable Raúl Zaffaroni, juez de la dictatura argentina y defensor del kirchnerismo, en el cual cuenta por qué Brasil es una pieza clave “para enfrentar el tardocolonialismo que nos acecha”… Y una larguísima entrevista de Eva Golinger en la cual ella, verdadero megáfono de Chávez, cuenta cuáles fueron las claves (que imagina) del asesinato del dictador venezolano. Eso es lo que leía y recomendaba el juez cervecero mandado por Correa a la Corte Interamericana… Moreno no le responde.

Moreno por fuera del esquema de Vinicio Alvarado

Los e-mails robados a Lenín Moreno y publicados están enfocados sobre todo en su actividad política: declaraciones, discursos, noticias, agendas, análisis de coyunturas semanales (incluso hasta el primer trimestre de 2018) y también cuentos y uno que otro artículo sobre física cuántica…
Seguramente muchos de esos correos servirán para entender la “petite histoire” de Alianza País y el mano a mano interno alrededor de la candidatura a la Presidencia y a la vicepresidencia.
Esto se vislumbra en una carta de Vinicio Alvarado tras la llegada de Moreno, en septiembre de 2016. Le comunica su desacuerdo con la forma cómo aterrizó en el país. Abrupta y llana, llama su rentrée política. Su exposición en medios la considera un error. Alvarado le propone lo que era ya imposible: “Construir una articulación narrativa virtuosa entre Moreno, Correa y Glas, que sin homologar mensajes ni estilos, permita el potenciamiento de cada uno”. Y posicionar el liderazgo de Moreno de un modo que abarque las demandas de continuidad y cambio. Y como esa distinción entre continuidad y continuismo parece fácilmente vaciable de sentido, le propone mejor narrar “lo que viene, lo nuevo, lo que se corrige, el futuro posible del Ecuador”. Esa carta resume lo que querían que Moreno hiciera: mantener todo igual, reduciendo todo a una cuestión de mera semántica. (4 Pelagatos)

Fotomontaje: 4P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *