Gobierno de Ecuador analiza qué pasará con los activos de la Refinería del Pacífico

Manta –

Más de un centenar de viviendas, la administración del acueducto que conduce agua cruda a los cantones de Manta, Montecristi y Jaramijó; y hasta los accesos hacia los terrenos donde el anterior gobierno pretendía construir una refinería de petróleo, son activos que se encuentran en manos de la Refinería del Pacífico, pero tras conocerse el proceso de liquidación de esta empresa estatal, ya se inició la consulta sobre cómo se hará para que estos bienes tengan uso adecuado.

Carlos Pérez García, ministro de Hidrocarburos, Energía y Minas, indicó que se espera que pasen a Petroecuador y que se puedan firmar acuerdos y ceder estos bienes a las entidades que correspondan.

Señaló que si bien no es responsabilidad de esta cartera de Estado manejar el tema del agua, el Gobierno se ha comprometido a que no se suspendan esos servicios que ayudan a gran parte de la población de tres cantones manabitas y que entre las propuestas está transferir ese control a entidades como Senagua o EPA, pero que por el momento se está asegurando que el Ministerio de Economía y Finanzas asigne fondos para mantener la operación del acueducto.

“Vamos a mantener operativo ese proyecto, estamos consiguiendo esos fondos para hacer el mantenimiento, operación y posteriormente ya Senagua tendrá que normalizar esto. Sabemos que el acueducto está pinchado por parte de agricultores, tengo solicitud de empresas como El Café, por ejemplo, que están solicitando que se les asigne agua para el manejo de la industria del café”, relató Pérez.

Sobre las viviendas que están construidas cerca del terreno donde se implementaría la Refinería del Pacífico, indicó que si Petroecuador no tiene un proyecto fijo, obviamente las alternativas u opciones serán para evitar el deterioro de esas construcciones.

Habló de realizar un plan de vivienda con el Miduvi o que la Ciudad Alimentaria probablemente requiera estos alojamientos durante la etapa inicial de esta propuesta de interés de inversionistas españoles, pero aclaró que estas son opciones que se analizarán.

Superintendencia de Compañías resuelve liquidación de Refinería del Pacífico

Quito –

Petroecuador anunció que el 12 de marzo pasado, la Superitendencia de Compañías resolvió la liquidación de la empresa Refinería del Pacífico Eloy Alfaro Compañía Mixta. La firma ya se encontraba disuelta de pleno derecho.

La resolución 2061, emitida por la entidad de control, establece siete puntos de cumplimiento y dispone al representante legal de la compañía que inicie el proceso de liquidación.

A partir de la publicación de la resolución en la página web institucional, los acreedores tendrán un término de 60 días para presentar las justificaciones de sus acreencias.

Además se indica que EP Petroecuador cumplió con todas las obligaciones equivalentes a su participación, a diferencia de PDVSA Ecuador S.A., que no aportó con el monto que le corresponde de conformidad con el paquete accionario.

En el comunicado Petroecuador sostiene que el proyecto arrancó con un capital de $ 283 millones financiados por Petroecuador y de $ 228 millones por parte de PDVSA. En lo posterior, el Estado ecuatoriano ha sido el único aportante con más de $ 1.000 millones.

El Acueducto La Esperanza, una de las obras financiadas,  continuará en funciones sirviendo a los cantones Jaramijó, Montecristi y Manta, de la provincia de Manabí.

En la evaluación técnica realizada por la empresa RPS Energy Ltd., contratada por el Programa Naciones Unidas para el Desaroolo, se estableció que hubo el 23% de sobrecosto en la construcción de las obras tempranas (terrenos, acueducto, vías y campamentos, plataforma) de la Refinería del Pacífico Eloy Alfaro, realizadas por un monto de $ 678 millones.

Además, RPS halló que la EP Petroecuador no participó en la ingeniería conceptual del proyecto, por tanto, la visión y los objetivos de los socios fueron diferentes desde el principio del proyecto. PDVSA estuvo interesada en un mercado para su crudo, mientras Petroecuador buscaba eliminar la dependencia de los combustibles importados, concluyó la evaluadora

Sobreprecios llegaron hasta el 1.156% en obras emblemáticas en Ecuador, según tres empresas auditoras extranjeras

Los resultados de las tres empresas internacionales ICC-Tecnatom (España), RPS Energy Ltd. (Reino Unido) y ABSG Consulting Inc. (Estados Unidos) que auditaron los cinco proyectos emblemáticos del gobierno de Rafael Correa, apuntan a que hubo sobreprecios, aumento injustificado de contratos sobredimensionados y mala fiscalización.

A través de un video, fotos ilustrativas, una pormenorizada exposición de Power Point, ayer las autoridades hidrocarburíferas y el representante residente adjunto del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ( PNUD)  Ecuador, Nuno Queirós, dieron a conocer los detalles técnicos de dichos exámenes.

Pero además los resultados arrojaron cuánto dinero deberá entregar el Gobierno para que las megaobras puedan trabajar en condiciones adecuadas.

Las empresas evaluadoras (recomiendan) presupuestos correctivos no menos de $ 650 millones en total. Esa es una cifra que podría ser conservadora”.
Pablo Flores, gerente de Petroecuador

El ministro de Energía, Carlos Pérez García, confirmó que la cifra extra que deberá desembolsar el Gobierno llega a unos $ 650 millones.

En la Refinería de Esmeraldas los sobreprecios llegaron hasta el 1.156% en comparación del precio de mercado ( sistema eléctrico ).

En el poliducto Pascuales Cuenca, la terminal presenta desmoronamientos en taludes y su costo, que se triplicó, lo hizo inviable financieramente.

En cambio, la planta de Licuefacción de Bajo Alto y la planta de almacenamiento de GLP en tierra Monteverde son proyectos sobredimensionados. Si el de Bajo Alto funcionara al 100%, no habría gas natural con qué llenarlo, pues no existen suficientes reservas en el Campo Amistad, sostuvo ayer el ministro.

En Monteverde se construyó un muelle más largo y con un calado mayor a lo necesario. La Refinería del Pacífico es un simple terreno aplanado.

De acuerdo con el gerente de EP Petroecuador, Pablo Flores, existe un hilo conductor en las fallas de los proyectos. Este es “un modelo de gestión nefasto que se aplicó de manera sistemática en todos los proyectos”.

Nuestra cooperación se ha enmarcado en el mandato de promover eficiencia y transparencia de las instituciones y gestión sostenible de recursos naturales”.
Nuno Queirós, representante de PNUD en Ecuador

Así el costo de las obras tuvo un incremento drámatico en todos los casos: se dio un aumento de obras y contratos injustificados, además los contratos se entregaron a dedo por la figura de régimen especial. También hubo errores en la construcción en los cuales la fiscalización tuvo un papel muy pobre.

En cuanto a la Refinería del Pacífico, una de las obras más costosas pero que no muestra ninguna infraestructura, el informe revela que la visión de los socios fue diferente desde un principio.

La petrolera venezolana PDVSA quería lograr un mercado para su crudo, y Petroecuador buscaba eliminar la importación de combustibles.

La auditoría aconseja que antes de desachar o continuar con el proyecto se haga un análisis profundo de este.

43 empresas buscaron licitación

Nuno Queirós, representante de PNUD en Ecuador, relató que hubo 43 empresas interesadas en realizar las auditorías. Un Comité Internacional evaluó las propuestas. El costo total de los cinco proyectos fue de $ 3,3 millones. Cada empresa tuvo entre 60 y 90 días para realizar la evaluación y presentar el informe. Se revisó si los proyectos cumplieron términos de referencia y estándares técnicos financieros. (Diario El Universo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *