Joey Montana ahora Más picante, más de calle…

Como todo artista, se respalda en el público y en que ahora es necesario tener una variada oferta musical para no ser encasillado.

Esa es la meta que se impuso Joey Montana este año: eliminar cualquier título que se la haya otorgado inconscientemente.

Sabe que lo reconocen por mostrar romanticismo en sus canciones y ahora ha decidido salirse un poco de la raya sutilmente, introduciéndose a un sonido urbano más atrevido y más de calle.

Esto significa sonar similar a los que están de moda y hablar de temas más cotidianos, “sin llegar a extralimitarme porque la gente no me creería”, aseveró.

Yo te llamo es el último sencillo que presentó junto a De la Ghetto y Noriel, y en el que lo apostó todo. Contó que en un principio la había escrito para otros. Sin embargo, al final, algo le dijo que era él quien debía interpretarla. La pensó acompañada de otras voces y aparecieron estos nombres. Todo se hizo más fácil porque son “panas”.

Música nueva e inspiración es lo que menos le hace falta al panameño. Adelantó que se viene un tema en ‘spanglish’ con Nasri Atweh, vocalista de la banda canadiense Magic!, que ya lo sentenció como la canción del año, y otro al lado de Lalo Ebratt. Asimismo reveló que el próximo hit mundial escrito por él y cantado por otro, en este caso Becky G, se llama Manuela.

El entusiasmo por crear y descubrir personas virtuosas en este arte está a flote. Y no hay nada que lo haga más feliz y pleno.

¿Dejar los escenarios?

“Cuando me deje de parecer a Brad Pitt, sí”, fue lo que contestó inmediatamente entre risas cuando le preguntamos si ha pensado dedicarse netamente a producir artistas.

Joey recordó que empezó esta travesía musical a los 17 años y que seguramente en un futuro dirá ‘no más’ porque, por ejemplo, sus papás han envejecido y no los ve desde hace un par de meses. Y lo mismo, pero menos, sucede con su hija y esposa.

Reconoció que ahora está en uno de los mejores momentos de su carrera y que la está disfrutando un montón.

Gracias al éxito de Picky agarró fanáticos muy pequeños y son los que está tratando de cultivar. Tantas fueron las alegrías que le dio esa canción que se puso un restaurante llamado Picky Pizza en Panamá, donde vende variedad de ellas llamadas por los títulos de otros de sus temas. Confesó que si no hubiera elegido ser cantante, habría sido chef.

“Estoy haciendo muchas cosas a la vez porque la música tiene un tiempo de vigencia”, afirmó Montana.

Un cazatalentos soñador

Aparte de pertenecer a Universal Music como cantante, hace unos días firmó como ejecutivo, lo que quiere decir que junto a su disquera Star Music puede fichar a talentos frescos.

Elisama se llama la primera futura estrella, originaria de Panamá. La joven desfiló ayer en la alfombra roja de los Latin Billboards y ya tiene su primera canción disponible titulada No me gusta el reguetón.

Para los ecuatorianos la noticia es buena, ya que prometió que el próximo año vendría acá a buscar a jóvenes con talento. Está aún en planes hacer la convocatoria a través de un reality show.

“Hay mucho talento en la calle, pero no todos tienen la oportunidad de tocar esa puerta. A mí me tomó siete años poder firmar con una disquera multinacional. Yo quiero acortarles ese camino, pues mi experiencia no fue la mejor, tuve que pasar muchas cosas, estuve con gente rara, todo para poder surgir en mi carrera. Yo sé que a veces se cansan de insistir e insistir porque no pasa nada. Quiero ser esa conexión para que esas personas no tengan que pasar lo que yo viví”, dijo el cantante. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *