El servicio de la deuda pública se multiplicó por seis en nueve años

Desde enero hasta abril, el Gobierno desembolsó el 31% del gasto en intereses por este rubro.

Hasta abril, el Gobierno desembolsó $1.028 millones como pago por intereses de la deuda pública. Esto representa el 31% de los $3.353 millones que se debe pagar hasta finales de año.

En los últimos 9 años, el servicio de la deuda se ha multiplicado por seis. Así, en todo 2010 se pagó $568 millones por intereses, pero para 2017 el gasto por este concepto fue de más de $2.500 millones.

Si se compara los desembolsos en los primeros 4 meses, 2019 es el año con el valor más alto. En abril de 2010 el servicio de la deuda costó $139 millones, En abril de 2014 subió a $355 millones, en el mismo mes de 2017 y 2018 los desembolsos fueron de $736 millones y $878 millones, respectivamente.

Según el programa fiscal del Régimen, entre 2019-2021 las necesidades de financiamiento del Sector Público no Financiero (SPNF), durante ese periodo, se reducirían de $5.902 millones a $1.442 millones, al tiempo que luego de equilibrar las cuentas públicas en 2019 se alcanzaría un superávit de $3.181 millones en 2021.
 

‘Esfuerzo de austeridad’
Para lograr un equilibrio y se comience a reducir el monto desembolsado cada año por servicio de deuda se necesitará un gran esfuerzo de austeridad, no solo del gobierno central, sino también de prefecturas, municipios y universidades, según explica Jaime Carrera, miembro del Observatorio de la Política Fiscal.

EL DATO
En 2020, a parte de los intereses por más de $3.500 millones, el país pagará $1.500 millones por vencimiento de bonos.El experto considera prioritario que se realicen operaciones de mercado para sustituir los $15.750 millones de “bonos basura”, o caros, que se han emitido desde 2010. Solo por los intereses y amortizaciones de estos se pagará $1.343 millones este año. Para 2020 los desembolsos aumentarán a $2.764 millones y en 2027 llegarán a su nivel de servicio más alto, lo que representará un gasto de $3.969 millones.

“Según el programa fiscal habría un progresivo deterioro de las cuentas de la Seguridad Social, pues, en 2021 las contribuciones serían inferiores a las prestaciones. Si no se revierte este saldo negativo, el presupuesto estatal deberá compensarlo con un superávit en sus cuentas”, dijo. (Diario La Hora) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *