Un frío feriado golpeó a la Sierra

El sector turístico de algunos puntos de la Sierra sintieron un feriado más frío de lo habitual. Poca presencia de turistas nacionales fue la tónica en algunas ciudades de la cordillera que esperaban recibir un considerable número de visitantes durante estos tres días de feriado por el Día del Trabajo.

El sector turístico de la Sierra, al igual que el de la Costa, sufrió por el inicio de clases en la región costera, la poca liquidez en las familias y el preferir quedarse en casa que viajar a otros puntos del país. Un ejemplo de aquello es Gabriel Arias, quien ocupó los días de asueto para disfrutar con su familia en su ciudad de residencia.

Ayer, por ejemplo, paseaba por uno de los parques de la ciudad de Riobamba y miraba de lejos a dos de sus nietos jugar en los columpios. “Este feriado ha sido irregular, la verdad la familia aprovechó para ponerse al día, mi hija se puso a pintar un dormitorio con su marido, por eso traje a los niños”, indicó.

Para Arias, el tener tres días de feriado no asegura desplazarse por turismo. “Puede haber descanso, pero no hay plata -dice entre risas- y creo que es el caso de la mayoría. Son pocos los que pueden contar con un presupuesto para pasear más de una vez al año”, añade.

Las autoridades de la provincia de Chimborazo esperaban el último día del feriado para realizar una evaluación, así lo aseguró Patricio Costales, presidente de la Asociación de Hoteleros. “Este feriado, a nivel nacional, siempre se ha considerado bajo, pero todavía no se podría realizar una evaluación. Hasta el viernes la ocupación era baja en general”, afirmó Costales, quien esperaba que en Riobamba las cifras subieran un poco por el partido disputado entre Olmedo y Emelec.

La capital de los chimboracenses lució más calmada de lo habitual. José Dávila daba vueltas por la calle central. Unos amigos viajaron a Quito a un rodeo y otros a Baños. “Yo no fui porque hay que ahorrar para el partido de la Liga”, indicó.

La mayoría de locales comerciales abrió con normalidad, aunque para sus dueños, la afluencia ha sido más baja que un fin de semana normal.

De acuerdo con estadísticas de la zona 3 del Ministerio de Ambiente, en uno de los grandes atractivos con que cuenta la provincia, el nevado Chimborazo, se registró la presencia de aproximadamente 1.000 turistas en el primer día de feriado, lo que a comparación de otras fechas es bajo.

El sector turístico de Cuenca tuvo un poco de suerte, pero no tanto. La imagen de la Virgen de El Cisne congregó a miles de devotos en la capital azuaya. El acto religioso se cumplió durante los tres días del feriado por motivo de 250 años de creación de Diócesis de Cuenca.

Los devotos viajaron de los cantones azuayos y algunos de Guayas y de El Oro, quienes aprovecharon los días de asueto para participar de dos procesiones, de las misas de cada hora y de un encuentro de feligreses desarrollado al mediodía de ayer en el estadio Alejandro Serrano Aguilar.

Los visitantes, primordialmente de la Costa, compartieron el acto religioso con visitas al paraje de El Cajas, ubicado a lo largo de la carretera CuencaMolleturoEl Empalme. Disfrutaron de la pesca deportiva y degustaron de comida típica.

No obstante, según los representantes del sector hotelero de Cuenca, la ocupación fue baja, ya que los turistas llegaron a la ciudad para pasar solo unas horas y entretenerse con algunas de las ferias artesanales que se montaron. Sin embargo, se espera disponer de los datos de cada uno de los locales de alojamiento agremiados para conocer la cifra real de visitantes.

Varias carreteras de la Sierra han experimentado durante este fin de semana afectaciones por deslizamiento de tierras. Parte de la Cuenca-Molleturo-Naranjal está habilitada en un carril. Así como la Cuenca – Molleturo – El Empalme. En ambas, la circulación vehicular es con precaución, alertó el Ministerio de Transportes y Obras Públicas. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *