‘Feijoada’ ecuatoriana

Este título culinario va en línea con el sistema de códigos que usaba Odebrecht para identificar a sus peones ecuatorianos incorporados a su extensa red de corrupción. Finalmente, están saliendo a flote cada vez más involucrados en esta enmarañada ‘feijoada’ ecuatoriana. Habíamos indicado en repetidas ocasiones que nos faltaban nombres cercanos a la cúpula “verde” y no entendíamos cómo seguían tan campantes sin que nada les suceda. Poco a poco van cayendo los demás involucrados, sin embargo, deberían acelerar el paso para evitar tener vuelos llenos de turistas verde flex abordándolos de última hora, hacia los más variados destinos “turísticos” internacionales.

Lo que me llama poderosamente la atención es que sigan sin intervenir y actuar sobre algunas empresas ecuatorianas de nombres rimbombantes que han sido involucradas como responsables en todos los artículos de investigación relacionados con la trama de corrupción de Odebrecht. Pareciera que “a un buen santo se han arrimado”.

La Fiscalía tras conocer la ‘notitia criminis’, revelación de la comisión de un presunto hecho delictivo, inició de oficio las investigaciones pertinentes para determinar todos los delitos que confluyen en esta intrincada operación. Entre los posibles delitos están cohecho, tráfico de influencias, delincuencia organizada, lavado de activos, etc. Nos llena de esperanza imaginar que algún día todos estos corruptos solapados, nuevos millonarios de la década perdida, irán a parar con sus huesos a la cárcel.

Obviamente, faltan muchos más casos y nombres por revelar; el ovillo de la corrupción no fue exclusivo de la gallada corrupta de la década perdida. Aún falta escuchar denuncias que revelen a los beneficiarios de todas las capas sobre las que permearon las coimas, sobreprecios, aportaciones y otros estipendios de la firma brasilera. Odebrecht no dedicó exclusivamente su poder de corrupción al Ejecutivo, con certeza también lo descentralizó avanzando hacia otros estamentos seccionales, sobre los que hasta ahora no hemos escuchado nada. (Diana Acosta – Diario Expreso) Caricatura: Chamorro La Hora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *