Pamela Martínez: la tesorera de las cuentas truchas

Establecer quién fue la persona que ordenaba a Pamela Martínez a manejar los aportes ilegales de Odebrecht y otras empresas a la campaña electoral de Alianza País en 2013, podría convertirse en el punto neurálgico de las investigaciones que adelanta la Fiscalía luego de haberse publicada la denuncia hecha por los periodistas Fernando Villavicencio y Cristian Zurita. ¿Quién daba las órdenes y a quién reportaba Pamela Martínez? La respuesta a esta interrogante, permitiría establecer quién más en el alto gobierno estaba el tanto del esquema del aportes ilegales y entre ellos quién estaba en capacidad de pagar con favores a las empresas donantes, en especial a Odebrecht.

De acuerdo a Fernando Villavicencio fue Rafael Correa quien ordenaba directamente a Martínez en el tema. En efecto, Villavicencio aseguró en entrevista a Radio City que él tiene documentos que prueban que era Correa quien daba las disposiciones. Hay “documentos donde se prueba que quien da las órdenes y maneja las decisiones de Pamela Martínez es Rafael Correa porque ella era su asistente, así que no podía actuar con autonomía”, dijo.

Los indicios de que Martínez manejaba por órdenes de Correa las cuentas de Alianza País que se nutrían de aportes ilegales no es nueva. En realidad, fue el 11 de marzo del 2017 cuando por primera vez se escuchó que Martínez trabajaba en ese tema bajo órdenes presidenciales. Ese día, el prófugo de la justicia y ex presidente del Banco Central, Pedro Delgado, aseguró en uno de los mensajes que entonces hizo a través de Twitter desde Miami, que Martínez había manejado los aportes que empresas habían hecho para la campaña electoral del 2013 y que todo lo hacía por orden expresa de Correa.

Al día siguiente, en otro mensaje asimismo en la cuenta de Twitter, Delgado dio más detalles y aseguró que Martínez no solo manejaba las cuentas con los aportes para el partido sino las personales del propio Correa. Lo hacía, dijo, para burlar los controles electorales. Pero en las revelaciones de Delgado hubo un dato que tenía que haber bastado para que las autoridades de entonces hubieran averiguado y así corroborar las denuncias de Delgado: que el Banco del Pacífico, administrado por el Estado, había tratado de suspender las cuentas de Martínez.

Si bien las denuncias de Delgado en el 2017 no tuvieron eco en los organismos de control porque en ese entonces el fiscal era Galo Chiriboga, personaje central en la estructura institucional diseñada para la impunidad del correísmo, lo cierto es que Martínez ya estuvo en el radar de la Fiscalía en  el 2018. La Unidad de Control Financiero, UAFE, dirigida precisamente por la actual fiscal Diana Salazar hizo una investigación sobre las cuentas de Martínez y otros jueces de la Corte Constitucional por sus aparentes relaciones con Odebrecht. Es el mismo Villavicencio quien, en una nota periodística de agosto del 2018, reveló cómo la UAFE hizo un investigación a Martínez y otros magistrados de la Corte Constitucional “por el presunto delito de lavado de activos, por encontrar operaciones inusuales e injustificadas en sus movimientos financieros”.

Los ingresos totales, entre 2012 y 2015, de Martínez, según información revisada por Villavicencio, sumaron 399 753 dólares compuestos en su mayoría por transferencias recibidas del Ministerio de Economía, y de cuentas propias,seguido de depósitos en efectivo y cheques que no registran quiénes los ordenaron por USD 59 744 dólares.

Pero una de las cosas que más llamó la atención a los investigadores, en ese entonces de acuerdo a la publicación de Villavicencio, fueron las relaciones que tenía la empresa Nexoglobal, S.A., vinculada a su esposo a otros parientes cercanos de Martínez, con la brasileña Odebrecht.  En efecto, de acuerdo a los documentos que investigaba entonces la Fiscalía a través de la UAFE, el principal cliente de Nexoglobal era Odebrecht.

La relación de Martínez con Odebrecht no parece quedarse en el manejo de las cuentas de los aportes de esa empresa o en las relaciones de su esposo con la constructora brasileña.  Según documentos revelados en el informe sobre los aportes de esa y otras empresas a la campaña electoral del 2013, Martínez también hizo un viaje a Río de Janeiro por invitación de la constructora brasileña. Jimmy Salazar, esposo de Martínez, sacó un comunicado en el que a título de presidente del Colegio de Abogados del Guayas, CAG, condenó la detención de su mujer y dijo que se le está acusando de un «delito imaginario». En la tarde del lunes 6 de mayo, se registró una fuerte polémica en el CAG entre los partidarios de Salazar y un grupo de abogados que pedían su renuncia.

Martínez puede convertirse en la pieza clave para establecer hasta qué punto, el ex presidente Rafael Correa estuvo involucrado directamente en el esquema de aportes ilegales, entre ellos los hechos por Odebrecht. Según el informe de Villavicencio y Zurita, “el proceso de recaudación estuvo a cargo de Pamela Martínez, con ayuda de Laura Terán Betancourt. El sistema reporta dos mecanismos de aportes: en efectivo 4,6 millones de dólares y a través del modelo de cruce de facturas una cifra de 7 millones de dólares, donde las empresas multinacionales cancelaban los comprobantes de los proveedores de la campaña de Alianza País”.

Martínez fue desde casi el inicio del gobierno de Rafael Correa una persona de su absoluta confianza. Luego de su paso por la Presidencia, cuando manejó las cuentas de Alianza País, Martínez fue elevada, seguramente como una forma de pago de favores, a jueza de la Corte Constitucional donde, se sabe, Correa la quizo hacer presidenta. Sin que nunca haya ejercido la abogacía ni que haya escrito un texto académico sobre algún tema jurídico, Martínez sacó la calificación perfecta de ciento sobre cien para ser jueza constitucional, claro, respondiendo preguntas que ella había redactado antes cuando Correa la había colocado en la comisión calificadora.

Defensora rabiosa del ex presidente, hay quienes la acusan en redes sociales de haber manejado un centro de monitoreo para sancionar con el despido a los funcionarios públicos que hacían críticas al gobierno o que expresaban sus simpatías por líderes de la oposición. Según datos de la UAFE, divulgados por Teleamazonas, Martínez tenía un estilo de vida que llamaba la atención. Tiene 5 vehículos y ha hecho 122 viajes a países como Suiza, India, Holanda, Lituania, Cuba, China, Argentina, Colombia, EEUU, Costa Rica, Chile, Brasil, Francia, Jamaica, Perú y otros.

Es así como Pamela Martínez, quien está detenida junta a su ex asesora Laura Terán Betancourt, puede ser la punta del ovillo que lleve el tema de Odebrecht hasta el mismísimo Rafael Correa. (Martín Pallares – 4 Pelagatos)

Foto diario El Universo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *