“El descalce del Banco Central es de casi 7.000 millones de dólares”

Marco López ha estado, metafóricamente hablando, tanto en el paraíso como en el infierno en el Banco Central del Ecuador. Tanto en el ente autónomo como cuando se volvió rehén de las decisiones del expresidente Rafael Correa. Hoy, desde el purgatorio, no de Dante sino de la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera, se busca enderezar lo torcido.

El FMI pide que el Central sea autónomo.

– Acá tendemos a endilgarle todo al FMI. Los programas con el Fondo no se consiguen diciendo aquí estoy, firmemos un acuerdo. Para llegar a él se va con un plan trazado: esto es lo que yo quiero. Y entre esas necesidades lo que veíamos es que la autonomía del BCE es una necesidad, porque durante 10 años el Banco Central fue rehén de las decisiones del expresidente Rafael Correa. En diez años lo descapitalizaron, le quitaron su autonomía, lo despojaron de una parte importante que es llevar la parte de la información económica. El área de estudios casi fue desmantelada.

– Dejó de ser autónomo.

– Desde que el BCE deja de ser autónomo, con mucha facilidad cambiaba sus previsiones de crecimiento. Se cambiaba de metodología. Se cambió de metodología para medir el desempleo y ese cambio hizo caer 3 % la desocupación de una sola. Se modificó la forma del cálculo de la deuda.

– Se descuadró la reserva ¿A qué punto se llegó?

– Desde el punto de vista de la teoría económica fue casi criminal lo que hizo Correa. Él hizo que descalce de la reserva internacional versus los depósitos que tenía el BCE. Hasta noviembre de 2008 cuando el Banco era autónomo las reservas cubrían prácticamente uno a uno los depósitos que tenía. Más o menos $ 6.500 millones de depósitos recibidos, y las reservas iguales. Las especies monetarias, las reservas bancarias, los depósitos del sector público estaban garantizados. Gracias a esas reservas el gobierno de Correa pudo solventar la economía tras la caída del precio del petróleo. Eso no podría pasar ahora. El descalce es de casi 7.000 millones de dólares.

– Es muchísimo dinero.

– Lo que está cubierto hoy del total de depósitos es de alrededor de 30 %, lo que equivale a los depósitos de la banca, el resto no está cubierto. El sector público no tiene la libertad de girar, como sí la tuvo en el BCE autónomo.

– ¿Cómo se está trabajando para lograr esa independencia?

– Estamos trabajando en reestructurar el banco, en que podemos contar con un directorio, con sus propias funciones, delegaciones y pueda manejar la política monetaria.

Estos cambios implican reformas legales.

– Sí, implica reformas al Código Monetario y Financiero. Implica reformar las funciones de la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera. Habrá un ente que maneja la política monetaria y otro ente la regulación prudencial de sistema financiero, hoy están mezclados.

¿Quiénes trabajan en esta reestructuración?

– Es un equipo multidisciplinario. Están involucrados el BCE, el Ministerio de Finanzas, la Junta de Política de Regulación Monetaria y Financiera, es un equipo grande.

– Para fines de mes se prevé que venga un equipo de FMI a ver estos temas

– No hay un calendario de las visitas del FMI sobre ese tema. Pero vamos trabajando bajo nuestro cronograma. Estimaríamos que hasta fines de mayo o la primera semana de junio tuviésemos el diseño. Esto no nace con la visita del FMI. Desde septiembre venimos estudiando y buscando cuál puede ser el camino.

– El mercado de valores tiene un crecimiento importante, muy importante ¿existe la posibilidad de expansión?

– La Junta está tan preocupada del mercado de valores que hemos preparado con el asesoramiento del BID una reforma a la Ley de Mercado de Valores que trae varias novedades para que ese mercado logre el desarrollo que debe tener.

– Las novedades, ¿cuáles son?

– El mercado de mostrador, Over The Counter (OTC) . En Ecuador falta mucha información de las transacciones que se hacen en el país. Conocemos solo las que se realizan en bolsa. Fuera de bolsa hay una gran cantidad de transacciones, que las hacen los mismos bancos, compañías de seguro, el Estado y todas se hacen de forma directa. Cuando se crea el mercado de mostrador se crea a la posibilidad de que existan los dos mercados, el bursátil y el de mostrador, que tendrá su regulación y donde todos pueden ir a través de un intermediario, o sin él. En Estados Unidos nuestra deuda pública se negocia en OTC a través de los bancos de inversión. Es un mercado muy grande en el mundo. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *