Dos reos asesinados en plena emergencia carcelaria en Ecuador

Redacción GUAYAQUIL

Dos internos de la Penitenciaría del Litoral murieron ayer en un nuevo enfrentamiento entre internos. Esto ocurre a pocos días de haber entrado en vigencia el Estado Excepción para todo el sistema carcelario del país. 

Con estos nuevos crímenes, ya suman 33 los presos fallecidos al interior de los centros de rehabilitación social. El caso más reciente ocurrió el 12 de mayo en la cárcel de Turi, en Cuenca.

Sin embargo, la riña de ayer ocurrida en la vieja Penitenciaría de Guayaquil, vuelve a poner en duda los sistemas de seguridad de esta cárcel, donde el ingreso de armas y drogas persiste inalterable.

El presidente, Lenín Moreno, decretó el Estado de Excepción para frenar las muertes y la ola de violencia en los centros carcelarios del país, pero por lo que se ve, las muertes y la seguridad interna en estos lugares siguen campantes.
 

Muertos y heridos
Los crímenes ocurrieron pasadas las 11:00 en el Pabellón 3, a la A03 de dicho penal. En el sitio se registró una reyerta cuyos móviles hasta anoche no fueron esclarecidos.

Según un parte policial, el enfrentamiento dejó muertos a los internos Luis Miguel Pincay Gómez y Renzo de Jesús Romero Llapa. El primero recibió dos impactos de bala en la cabeza y el segundo varias heridas de arma blanca (machete).

EL DATO
El pasado jueves, el Ejecutivo declaró el Estado de Excepción en el sistema carcelario ante el deterioro de algunas de sus infraestructuras, y por varios hechos de violencia.Aún con vida, Romero Llapa fue llevado hasta el hospital Guasmo Sur, pero en esa casa de salud solo se confirmó su muerte debido a la gravedad de los cortes.

La misma información policial da cuenta de que ambos internos eran compañeros de celda y, se presume, que fueron atacados mientras se encontraban en el interior de la misma.

Tras los hechos, el personal de guías se percató de los acontecimientos por los gritos de otros reos. Enseguida se movilizó un contingente policial para neutralizar la gresca y a los detenidos.

Mientras tanto, en los exteriores del penal hubo desesperación entre los visitantes cuando escucharon las detonaciones que venían desde uno de los pabellones. 
 

Angustia
La mayoría de visitantes exigió información al personal de guías y de Policía que custodian el ingreso, pero ellos no les proporcionaron datos sobre  lo ocurrido. Un grupo de uniformados acordonó el área de la garita de acceso para prevenir algún ingreso abrupto de familiares.

Pasadas las 12:00 arribó un nuevo contingente policial y varios vehículos de Medicina Legal. Momentos después, el vehículo de la morgue salió del recinto penitenciario con el cuerpo de Pincay Gómez hasta el laboratorio forense de Criminalística.

Un fiscal avocó conocimiento del caso y abrió una indagación para determinar los móviles de los asesinatos, mientras la Policía procedió a una requisa a cada una de las celdas con el fin de retirar objetos prohibidos. En dicho reclusorio están quienes aún no reciben sentencia ejecutoriada.
 

Emergencia
El Estado de Excepción dispone que las Fuerzas Armadas vigilen los exteriores de las cárceles, mientras la Policía se hace cargo del interior de los centros penitenciarios; sin embargo, durante la mañana del sábado no hubo presencia militar custodiando los exteriores de la cárcel, tal y como ocurrió el pasado viernes.

Solo un grupo de policías montados a caballo rondaban la fila de personas que acudían a las visitas.

Marco Zambrano, comandante de la II Zona de Ejército ‘Libertad’, en el inicio de las acciones vinculadas al Decreto Ejecutivo, aclaró que a labor del personal era la de controlar los exteriores de las cárceles y que los interiores de los penales le correspondían a la Policía Nacional y del Ministerio de Justicia.

Hasta el cierre de esta edición, los Ministerios del Interior y de Justicia, no se habían pronunciado sobre lo ocurrido en la cárcel de Guayaquil, durante la vigencia plena del Estado de Excepción en las cárceles ecuatorianas. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *