El Smart TV también es una puerta para los cibercriminales

A medida de que los televisores inteligentes adquieren mayores funcionalidades y solicitan cada vez más datos personales a sus usuarios, se vuelven relevantes para el mundo del cibercrimen.

Según Statista, en 2018 se vendieron más de 114 millones de televisores inteligentes alrededor del mundo. Acorde a una publicación de IHS Markit, este volumen representaría el 70% de todos los televisores vendidos durante ese año.

Denise Giusto Bilic, especialista en seguridad informática de ESET Latinoamérica y autora del informe: ‘Smart TV: ¿una puerta trasera en nuestro hogar?’, explica que el hecho de que la mayoría de los televisores inteligentes corren hoy alguna distribución basada en Android, lo que implica la conformación de un ambiente donde es más sencillo para los atacantes generar códigos maliciosos capaces de afectar equipos de diversos fabricantes, facilitando la transición del malware que hoy existe para plataformas móviles a sistemas operativos para televisores.

“Los cibercriminales persiguen un claro objetivo con sus campañas maliciosas: la generación de dinero. Es decir, requieren de información capaz de vender, datos para poder extorsionar a sus víctimas, equipos para secuestrar o capacidad de procesamiento para utilizar. Los TV conectados a Internet cuentan con todas estas características, lo que los vuelve un blanco atractivo”, añade la experta.

En 2016, por ejemplo, muchos usuarios se vieron afectados por el secuestro de televisores a través de ransomware para Android, como variantes de Simplocker o el Virus de la Policía. Asimismo, ADB.Miner, un malware orientado a la minería de criptomonedas, evolucionó para instalarse sin ayuda del usuario mediante configuraciones habilitadas por defecto.

¿Cómo evitarlo?

– Obtenga una solución de seguridad, en particular, para aquellas distribuciones basadas en Android.

– Incluya soluciones de seguridad a los puertos USB, para evitar que los códigos maliciosos puedan colarse mediante estos conectores.

– Refuerce los ajustes del dispositivo para no dejar huecos de seguridad.

– Restringa los orígenes desconocidos, verifique el origen de las aplicaciones, no muestre contraseñas, cree perfil restringido, automatice las actualizaciones y configure la Google Play Store.

– Refuerce la seguridad de la red. Para proteger los televisores, es importante asegurarse de que el router utilice protocolos seguros y credenciales fuertes. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *