3,7 millones de dólares de soborno admite constructora peruana

El monto sería por 3,7 millones de dólares. Se dio en el Gobierno de Ollanta Humala.
 

Redacción LIMA

EFE

La mayor constructora peruana, Graña y Montero, admitió haber pagado un soborno de 12,5 millones de soles (3,7 millones de dólares) para adjudicarse una obra, en consorcio con otras compañías, durante el Gobierno de Ollanta Humala (2011-2016). 


Graña y Montero inició un proceso de colaboración eficaz con la Fiscalía anticorrupción por sus vínculos con el llamado ‘Club de la Construcción’, un esquema formado por empresas peruanas y extranjeras para adjudicarse grandes obras de infraestructura mediante el pago de sobornos a las autoridades.


Fuentes en la Fiscalía peruana confirmaron al periódico limeño La República que la constructora abonó al Consorcio Vial Quinua, para adjudicarse la rehabilitación de la carretera Quinua-San Francisco, tramo 2, en la región Ayacucho.

Activación


Los entonces funcionarios del Ministerio de Transportes y Comunicaciones y de la oficina Provías Nacional simularon una licitación y otorgaron la obra al referido consorcio durante la gestión del exministro Carlos Paredes en el Gobierno de Humala, investigado igualmente por presuntos aportes ilegales a sus campañas electorales de 2006 y 2011.


Como parte del proceso de colaboración eficaz, la nueva administración de Graña y Montero ha proporcionado valiosa información sobre el Club de la Construcción que corrobora los testimonios de otros colaboradores de la Fiscalía, indicó La República. 


Algunos de los colaboradores eficaces identificados por el diario son el exasesor del Ministerio de Transportes Carlos García Alcázar, nombrado por Paredes en septiembre del 2011, y el operador Rodolfo Prialé, quien presuntamente recibía los sobornos y los entregaba al hermano del exministro, José Paredes.

Situación


Perú fue uno de los doce países de Latinoamérica donde Odebrecht ha reconocido que pagó millonarios sobornos a cambios de obtener grandes contratos en obra pública, lo que además acompañó con donaciones irregulares a las campañas electorales de los principales candidatos a la Presidencia.


Por ello están imputados los expresidentes Alejandro Toledo, sobre quien pesa un pedido de extradición; Ollanta Humala, para quien la Fiscalía pide 20 años de prisión; y Pedro Pablo Kuczynski, en arresto domiciliario. 


También estaba investigado Alan García, quien se suicidó con un disparo. Por el mismo caso también están en prisión preventiva la líder opositora Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori, y la exalcaldesa de Lima Susana Villarán. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *