Arroz Verde 502 y Majano esquina

Los aliancistas siempre se jactaron de haber ganado muchas elecciones a lo largo del ciclo de la llamada revolución ciudadana. Fueron excelentes campañeros, supieron llegar a las masas, consagrar la figura de un mesías, pero también aprendieron a levantar recursos, muchos recursos, para financiar sus aventuras electorales y beneficiarse de ellas. Podríamos decir, a la luz de las revelaciones del portal Mil Hojas, que convirtieron las campañas en una forma de ejercer el poder para recibir recursos a cambio de favores y generar así una estructura de gobierno favorable a grupos económicos corporativos nacionales e internacionales.

Las dos investigaciones periodísticas de Mil Hojas han develado el funcionamiento de dos maquinarias, con un modus operandi muy parecido, creadas para levantar fondos que financiarían las campañas electorales. La primera, codificada con el elocuente nombre de Arroz Verde 502, funcionó desde el 2011 hasta el 2014. Levantó nada menos que 11,6 millones de dólares; ese dinero financió las campañas del 2013 y del 2014. Arroz Verde ha mostrado una estructura con las siguientes características: a) los recursos recaudados nunca entraron a las cuentas de Alianza PAIS –vaya a saber en qué bolsillos terminaron–, b) los aportes se realizaban en efectivo o contra facturas, y c) los contribuyentes esperaban favores de política pública a cambio. La red articulaba al núcleo más íntimo de Correa y la coordinaba su exasesora, la famosa Pamela Martínez, quien luego terminó como jueza de la Corte Constitucional. El impacto de la denuncia de Mil Hojas, por su minuciosidad, ha sido demoledor: cuatro integrantes están detenidos, una lleva grillete electrónico y un tercero deambula por los tejados.

La segunda maquinaria, revelada hace unos días como Informe Majano, si bien funcionaba de la misma manera, tenía algunas particularidades. Operó bajo la coordinación de Jorge Glas –quien también estuvo en la primera red–, se creó para financiar la campaña del 2016 y tuvo como integrantes a políticos cercanos a Moreno. El informe Majano asegura que levantó 7,7 millones de dólares. La diferencia con Arroz Verde es que esta segunda maquinaria se alimentó de recursos públicos provenientes de dos prefecturas y de la Senain (con 1,5 millones en efectivo), aparte de las contribuciones privadas. El informe de Mil Hojas sobre esta segunda red es tan detallado que la conclusión es que alguien llevaba un registro minucioso de cada uno de los movimientos –como en la primera lo hizo Pamela Martínez por pedido de Correa–, seguramente para crear un vínculo de complicidad y contar con un mecanismo de chantaje contra cualquier eventual soplón o resentido. Es claro que alguien de la red filtró el registro a Mil Hojas, pues el portal se limita a citarlo.

En las dos maquinarias aparece evidente el uso del poder político para capturar recursos, manejarlos por fuera de las cuentas de Alianza PAIS, asegurar victorias electorales, continuar en el gobierno –es decir, en el festín– y configurar una estructura de favores gubernamentales a intereses corporativos y políticos. Campañeros profesionales se volvieron, sedujeron a las masas y dispusieron arbitrariamente, de modo subterráneo, de todo el dinero recaudado. (Felipe Burbano de Lara – Diario El Universo) Caricatura: Bonil El Universo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *