La trama del dinero negro de Alianza PAÍS complica al presidente Lenin Moreno

Un nuevo reporte del portal La Fuente detalla supuestos aportes de dinero no registrado a la campaña del presidente Lenin Moreno y su binomio, Jorge Glas, mientras tanto, Luis Verdesoto cuestiona la inacción de la mayoría del Consejo Nacional Electoral.

El presidente Lenin Moreno zanjó la cuestión en Twitter. Si entró dinero negro a la campaña con la que llegó al poder, con Jorge Glas de binomio, no fue con su conocimiento o consentimiento, dijo. El mandatario hizo alusión a la publicación del portal La Fuente, conocida como El Informe Lucas Majano, en donde supuestamente se presenta la contabilidad secreta de la última campaña de Alianza PAÍS, en la que Moreno ganó las elecciones al ex banquero Guillermo Lasso.

Pero según el informe publicado por La Fuente, «la estructura de donaciones y financiación irregular para gastos electorales de Alianza PAIS, que evidenció los informes de Arroz verde 502, también se extendió a la campaña presidencial del binomio Moreno-Glas en 2017».

El portal sostiene que «no sólo se captaron recursos del sector privado, también existió un alto porcentaje de dineros públicos que se entregaron a través de las prefecturas de Los Ríos, Manabí y Pichincha. Una parte de esos recursos públicos salieron también del fondo de reconstrucción del terremoto que golpeó Esmeraldas y Manabí en abril de 2016. Otro hallazgo importante es la entrega de recursos de gastos reservados que la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) direccionó en favor de la campaña de Moreno-Glas».

La estrategia fue la misma, es decir, que se habría recibido dinero que no entró a la contabilidad oficial de la campaña, sino a una oficina paralela que era la que realmente manejaba los fondos y organizaba la logística, hasta por lo menos siete millones de dólares.

Si bien según La Fuente, la estrategia fue la misma, es decir, que se habría recibido dinero que no entró a la contabilidad oficial de la campaña, sino a una oficina paralela que era la que realmente manejaba los fondos y organizaba la logística, hasta por lo menos siete millones de dólares, en esta ocasión se habría desviado dinero del Estado, en especial, de gobiernos provinciales, para el uso de la campaña política. Por lo menos tres millones de dólares de dinero público habrían sido desviados hacia la campaña de PAÍS.

La Fuente cree que «los aportes de empresas privadas, nacionales y extranjeras, más las instituciones públicas sumaron $ 7’720.000. El proceso de recaudación se efectuó entre la primera y segunda vuelta electoral y al igual que en Arroz Verde 502, tres líderes: Gustavo Baroja (L1), Paola Pabón (L2) y Jorge Glas (L3)- se encargaron de solicitar, gestionar y recaudar los aportes voluntarios para Alianza PAIS». Entre los aportantes aparecen varias figuras del sector productivo, como La Fabril, Hidalgo e Hidalgo o Reylacteos, así como la petrolera Sinopec, una empresa de seguridad privada llamada Armiled (cuyos guardias con camisas rojas trabajan en varias entidades del Estado), y el canal de Guayaquil RTS, de propiedad del empresario mexicano Ángel González, quien también es dueño del diario El Comercio de Quito. El canal de González habría aportado a la campaña de Moreno y Glas por lo menos 600 mil dólares. La Fuente destaca también que el director de El Comercio, Carlos Mantilla, viajó a reunirse con Lenin Moreno en Ginebra antes de la campaña presidencial.

Llama la atención también un supuesto aporte de la Corporación Eléctrica de Venezuela, una entidad de derecho público del país caribeño, que habría aportado hasta 280 mil dólares a la campaña morenista. 

¿Hubo peculado?

Aunque tanto el ex prefecto de Manabí, Mariano Zambrano, cuanto el prorrogado prefecto de Los Ríos, Marco Troya Fuertes, negaron que sea posible desviar semejantes cantidades de dinero público hacia una campaña política, mientras que Gustavo Baroja y Paola Pabón, señalados como recaudadores, negaron haber recibido ninguna suma de dinero público o privado, la sospecha de si se usó o no dinero estatal quedó latente.

Para el catedrático de Derecho de la Universidad Católica de Quito, Salim Zaidán, es necesario precisar que hay solo tres tipos de aportes lícitos del dinero en una campaña electoral. El primero son las cuotas de afiliados y adherentes, los aportes de personas naturales nacionales o extranjeras y los ingresos que obtengan los partidos por sus bienes. Si, como se ha publicado, entidades de derecho público del Ecuador entregaron dinero, se habría cometido una infracción electoral. 

Salim Zaidán, catedrático de derecho, no descarta un posible peculado. 

Zaidán cree que se pueden haber cometido infracciones penales y electorales. «Hay un claro peculado en mi criterio, pues hay aprovechamiento de recursos públicos para beneficiar a un candidato», destaca Zaidán. Se debe determinar cómo se habrían hecho las transferencias, en especial, de los gobiernos provinciales, así como el dinero administrado por la Senain, sobre la cual hay una reserva de la información. 

Pero ¿quién sería el responsable del supuesto peculado? Zaidán cree que hay responsabilidad compartida de quién dispuso el mal manejo de los fondos públicos y quiénes se beneficiaron de ello. «Hay que determinar quién dispuso de los fondos, quién los receptó y quién se benefició de esos fondos», explica el catedrático. 

Zaidán cree que la Fiscalía debe actuar con agilidad en la investigación de esta publicación, puesto que alegar «desconocimiento no le exime de responsabilidad al presidente Moreno», ya que más que donaciones para una campaña ese dinero negro podría más bien considerarse un tipo de soborno, pues en especial las empresas privadas habrían entregado dinero con la perspectiva de beneficiarse de contratos con régimen especial. 

En el caso de las empresas de Ángel González, sería importante analizar la cuestión de las frecuencias que su grupo mediático tiene. «Es necesario cruzar información con el SRI, pues habría pagos de empresas privadas que no tienen relación con el giro de su negocio». 

En el caso de las empresas de Ángel González, sería importante analizar la cuestión de las frecuencias que su grupo mediático tiene. «Es necesario cruzar información con el SRI, pues habría pagos de empresas privadas que no tienen relación con el giro de su negocio».

Sobre la supuesta donación de una empresa del Estado venezolano, Zaidán destaca la prohibición de recibir donaciones por parte de personas jurídicas extranjeras. 

«Hay un deber del CNE de controlar la propaganda electoral, y los ex vocales deberán responder por ser permisivos y haber permitido que se gaste más de lo permitido en una campaña electoral», concluye el catedrático, quien no descarta que se pueda aplicar la sanción de destitución del cargo prevista en el Código de la Democracia. 

Verdesoto cuestiona la inacción en el CNE 

El equipo de Luis Verdesoto investiga las denuncias de aportes electorales. 

Entre tanto, el consejero electoral Luis Verdesoto anunció que su equipo de trabajo se dedicará a investigar los detalles de las publicaciones sobre el dinero negro de Alianza PAÍS. Verdesoto se preguntó «¿cómo se hace del dinero estatal, dinero efectivo? ¿Cómo se logró que un cheque público se convierta en un producto electoral? Posiblemente a través de recibos falsos o devoluciones de pago en efectivo. Hay que establecer la cadena que surge desde la entidad estatal», explicó el consejero. 

Para Verdesoto, «el mecanismo «Cantuña» demostraría nuevas complejidades y modalidades de una negociación intermedia entre corruptos. Se trataría de rateros que buscarían lavar dinero público» explicó, en una alusión a la leyenda del arquitecto indígena que en tiempos coloniales vendió su alma al diablo para que le ayude a construir el atrio de San Francisco.

Verdesoto dijo que el CNE no ha tomado ninguna medida con relación a las publicaciones sobre dinero negro. En su oficina, en cambio, se ha conformado un equipo de trabajo que estaría analizando las nuevas características que podría haber adoptado el manejo del dinero negro.

El consejero explicó que «existe la posibilidad de realizar la reconstrucción de los gastos de campaña de la organización política implicada» y agregó que «Buscamos indicios que contribuyan a la investigación penal. Hay que seguir las pistas de inversionistas de la política a cambio ya no sólo de contratos, sino del conjunto de la política pública. Se establecían terceras y cuartas contabilidades», en las campañas políticas.

Verdesoto dijo que el Consejo no ha tomado ninguna medida con relación a las publicaciones sobre dinero negro. En su oficina, en cambio, se ha conformado un equipo de trabajo que estaría analizando tanto temas electorales, cuanto las nuevas características que podría haber adoptado el manejo del dinero negro. En el caso de la renuncia más reciente, habría un importante uso de dinero en efectivo, a diferencia del primer reporte. «La Contraloría y el Consejo Electoral deben investigar este tema», explicó Verdesoto, quien cuestionó que la mayoría del Consejo Electoral no ha dado paso a ninguna investigación sobre las publicaciones del caso Arroz Verde. «Mi responsabilidad es hacer una investigación y mi grupo de investigadores está procediendo. Voy a presentar un primer informe a fin de mes», destacó Verdesoto. (Plan V)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *