Deslaves mantienen incomunicados a Sucumbíos y Carchi

Desde el jueves en la noche, varios derrumbes a lo largo de la vía Lumbaqui – La Bonita – El Playón han provocado que se mantengan incomunicadas las provincias de Sucumbíos y Carchi. El ECU-911 de Nueva Loja confirmó que, a pesar del trabajo de maquinaria del Ministerio de Obras Públicas y de los gobiernos de ambas provincias, las persistentes lluvias no han permitido habilitar la vía que conecta Nueva Loja con Tulcán. Los sectores más afectados son  Rosa Florida y Alegría.

El viernes pasado, más de una decena de vehículos, entre los que se encontraban tres buses de transporte interprovincial quedaron atrapados en medio de los derrumbes. A través de redes sociales, ciudadanos como Juan Francisco Mongue seguían denunciando r que se mantenían varados en el sector de La Bonita. “Vamos al segundo día atrapados en La Bonita. Es lamentable ver la situación de las carreteras E45 y en especial la E10, que conecta Lumbaqui con San Gabriel. La gente de aquí está totalmente abandonada”.

También denunció que el dispensario de la zona solo tiene “lo básico, no sirve en absoluto para cubrir emergencias, hay gente atrapada en la carretera con mujeres embarazadas. Ya se agotan los recursos económicos, la comida y no hay gasolina”.

En la mañana de ayer, efectivos de las Fuerzas Armadas salieron a las zonas llevando alimentos, medicinas y vituallas para atender a los afectados. El ECU-911 Nueva Loja afirmó que ingresaron desde Tulcán, por el sector de El Playón hasta Santa Bárbara, con 150 raciones alimenticias, gracias al apoyo de la Alcaldía de Tulcán y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Por otro lado, desde Nueva Loja se avanzó hasta aproximadamente tres kilómetros antes de la parroquia Rosa Florida, al recinto La Playa, donde con personal del Ministerio de Inclusión Económica y Social se entregó 40 raciones alimenticias.
 

Más afectados

Cerca de un centenar de comunidades indígenas y campesinas de Sucumbíos se encuentran inundadas, tras los desbordamientos de los ríos Aguarico, San Miguel y Putumayo, producto de las intensas lluvias. 

La situación es más crítica en las comunidades en la parte baja de la provincia. Recintos de la parroquia Pañacocha, del cantón Shushufindi, también se encuentran inundados. 

En las comunidades como Playas de Cuyabeno, Sábalo, el Chíparo,  Aguas Blancas, Sinaí, Nueva Montepa, Tres fronteras, entre otras, el agua de los ríos San Miguel y Putumayo subió hasta un metro en los cultivos y en las viviendas. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *