Defensa busca negociar con HAL los tres Dhruv en desuso

Cuatro años después del anuncio del cese definitivo de operaciones de los tres helicópteros Dhruv que quedan de un lote de siete que se adquirieron por $ 45,2 millones, el Gobierno intenta negociarlos. La tratativa comercial se hará con Hindustan Aeronautics Limited (HAL), la misma empresa india que vendió las aeronaves en 2008.

Cuatro helicópteros siniestrados con tres muertes a cuestas, un litigio legal por el rompimiento del contrato y el asesinato del general Jorge Gabela -que aún se investiga- atribuido a sus denuncias sobre presuntas irregularidades en el proceso de compra, deja como una escandalosa estela la adquisición de los Dhruv.

El Ministerio de Defensa esperaba en junio pasado contar con un informe de una consultoría contratada para realizar el avalúo de los helicópteros números 602, 606 y 607, que se encuentran en desuso, así como de nueve motores marca Turbomeca y repuestos.

“Se considera como la opción más acertada entablar negociaciones con el vendedor de los helicópteros Dhruv, a fin de efectuar una posible negociación, misma que como determina la ley, debe ser aprobada mediante Decreto Ejecutivo emitido por el señor presidente de la República”, había recomendado en julio de 2008 el área de Asesoría Jurídica de ese Ministerio, según uno de los documentos sobre la contratación de la consultoría, subidos al portal de Compras Públicas.

La negociación con HAL, de acuerdo a esa referencia, se haría con respaldo de lo que establece el reglamento para la administración, utilización, manejo y control de los bienes e inventarios del sector público.

El artículo 127 de esa normativa dispone que, bajo la responsabilidad del ministro de Defensa, los bienes de las Fuerzas Armadas que se vendieren de forma directa podrán salir del país si son adquiridos por el propio fabricante o por algún gobierno extranjero, siempre autorizados por el presidente de la República, a través de un decreto ejecutivo.

Para tener el precio razonable de los tres helicópteros -hoy bajo custodia de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE)- el peritaje de avalúo debía considerar su valor comercial actualizado, el precio de adquisición, el estado actual y el valor de naves similares en el mercado.

El monto de la valoración establecido se desconoce. EXPRESO, oficialmente, no tuvo respuesta del Ministerio de Defensa a un pedido de información remitido el pasado 4 de julio, a través de su Dirección de Comunicación. Este Diario pidió también conocer sobre el avance de la negociación con HAL y cuánto le ha costado al Estado el mantenimiento y el tener inoperativos los tres helicópteros Dhruv desde 2015.

Carlos Cañola, gerente general de Sumil (firma representante de HAL en Ecuador), tampoco contestó al requerimiento de este Diario.

Respecto de la transacción en ciernes, los cuestionamientos no faltan en las opiniones que expertos en el tema dieron a este medio.

“Los asuntos de las Fuerzas Armadas se manejan de manera autónoma y eso, en un estado de derecho, no está bien”, observa Bertha García, directora del programa Democracia, Seguridad y Defensa de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE).

A su criterio, temas militares como la venta de los Dhruv tienen que ser conocidos, a más del Ejecutivo, por la comisión correspondiente de la Asamblea y también por la Cancillería “porque la venta a empresas o a gobiernos tiene que ser manejada desde la política exterior”.

El coronel Mario Pazmiño, máster en Seguridad y Desarrollo, dice que en el tema hay aristas que no han sido cubiertas y “mal haría el Estado ecuatoriano en tratar de cerrar el caso de los Dhruv”.

El también exdirector de Inteligencia del Ejército recuerda que los helicópteros actualmente son motivo de un proceso investigativo de tipo penal. “Primero deben determinarse las responsabilidades. Por otro lado, decimos que vamos a recuperar dinero, pero estamos vendiéndole las aeronaves a la misma empresa que nos demandó”, cuestiona.

Para el general Paco Moncayo, exjefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, es importante establecer qué gana o qué pierde el Estado con la venta de los Dhruv.

“Al margen de los antecedentes y el juicio (entre HAL y el Ministerio de Defensa), si esta transacción permite recuperar recursos para la defensa nacional y es beneficiosa para el Fisco, y si está legalmente respaldada, no veo que haya problema”, manifiesta el exasambleísta. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *