¡Anciana sufrió abuso sexual en un bus de Quito!

En su mente aún tiene clarito el terrible momento que le tocó vivir en un bus de servicio urbano.

Está aún nerviosa, nunca pensó que a su edad iba a sufrir un presunto abuso sexual que la dejó descontrolada.

“No puedo olvidar lo que me pasó, en mi mente guardo esa fea impresión que alteró mi estado de salud”, manifestó Esther, nombre protegido.

La madre de familia, de 75 años, llegó a la Unidad de Flagrancia de la Fiscalía a realizar los trámites legales para que el caso no quede en la impunidad.

El hecho fue que la adulta mayor estaba por el sector de El Inca realizando diligencias personales y después que terminó decidió tomar el transporte de servicio urbano que la llevaría al centro de Quito.

Sin novedad abordó la unidad, tomó asiento cómodamente, mientras iba pensando lo que iba a realizar en el sector de La Marín.

No pasó mucho tiempo en el viaje, cuando un sujeto que abordó la unidad se había ubicado junto a la señora que estaba entretenida en el viaje.

“Estaba parado junto a mí, en la mano tenía un chompa, cuando al rato menos pensado sentí que algo topó en mi rostro y me di cuenta que era su miembro viril”, expresó la señora.

Inmediatamente la víctima pidió ayuda para que no le dejen bajar.

“Gracias al conductor y la azafata que le impidieron bajar porque no abrieron las puertas fue posible entregarle a la Policía”, manifestó la mujer.

En medio del rechazo de los pasajeros el individuo fue llevado a la Unidad de Flagrancia de la Fiscalía.

“Me quedé en estado de shock, una señorita me dio a tomar agüita para calmar los nervios, mientras me decían que enseguida vaya a poner la denuncia”, dijo Esther.

Tras la diligencia el sujeto quedó privado de la libertad, mientras que la víctima tendrá que realizar las distintas diligencias judiciales.

“No quiero que esto quede así, porque el sujeto es un peligro para las mujeres. Si ahora hizo eso, después incluso podría abusar de las jovencitas.

VALORACIÓN:

De las distintas diligencias solicitadas por la autoridad de la Fiscalía que lleva la causa, la víctima tiene que realizarse un examen psicológico y dar su testimonio anticipado de lo acontecido.

La diligencia se realizará a través de la Cámara de Gesell, de la Unidad Interinstitucional de Flagrancia, en donde estará presente una psicóloga.

El resultado de las indagaciones serán presentadas por la Fiscalía en la audiencia de juicio directo que se llevará a cabo el lunes 29 de julio, a las 09:30. (Diario Extra)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *