Valpacífico también denunció anomalías en su transacción

No es uno, sino dos los procesos civiles que Seguros Sucre interpuso contra la Casa de Valores del Pacífico (Valpacífico), empresa a la que acusa de incumplir la correcta administración de un paquete de bonos del Estado que esta le custodiaba y cuyos fondos, de más de seis millones de dólares, no aparecen.

Sin embargo, la confusa trama de responsabilidades traspasa esas dos demandas, sobre todo cuando la propia Valpacífico había denunciado anomalías tanto en la adquisición de los bonos como en el manejo que se les dio.

EXPRESO tuvo acceso a un documento presentado por la empresa ante la Superintendencia de Compañías en noviembre del año pasado, en el que se detalla que la administración anterior, liderada por el ingeniero Jorge Ramos, llevó a cabo “transacciones en el mercado extrabursátil con instrumentos de carácter financiero y fiduciario, operaciones para las cuales las casas de valores no se encuentran facultadas a operar conforme a lo establecido en la Ley de Mercado de Valores”.

El documento agrega que, para ello, se utilizaron figuras que no guardaban concordancia con su función financiera, pero que las transacciones fueron pactadas con los propios clientes, entre los que figuran Westwood Capital Markets y Ventura Casa de Valores, involucradas en el canje de los Bonos Global 2015 a Bonos Global 2024, de Seguros Sucre.

Adicionalmente, en una versión presentada ante la Fiscalía como parte del primer proceso civil, interpuesto por abuso de confianza, la empresa estableció que la aseguradora conocía que los beneficios que recibió hasta 2017 provenían de esta negociación extrabursátil y que “la conoció, autorizó y percibió los beneficios”.

La compañía señaló que el movimiento financiero “fue aceptado por el Comité de Inversiones de Seguros Sucre S. A.” y que no se presentaron quejas hasta que Westwood Capital Markets, custodio en el exterior de los bonos, dejó de cancelar los intereses.

Ahí las versiones difieren. Como publicó ayer EXPRESO, la aseguradora, que tiene a su haber cuatro informes de Contraloría detectando irregularidades en sus procesos, indica que no autorizó los movimientos realizados ni por Valpacífico ni por Westwood, y que solo conoció la situación en 2018, cuando esta última manifestó las dificultades para asegurar los pagos de Madison Advisors, empresa domiciliada en las islas Caimán que se había convertido en custodio de sus bonos sin que ellos lo sepan.

Para Seguros Sucre, la única solución es que Valpacífico los indemnice por “perjuicios y pérdidas” tanto de los seis millones que no aparecen, como por rendimientos financieros que debieron recibir producto de los intereses. Para la casa de valores, en cambio, la propuesta es una amplia investigación de la Superintendencia de Compañías.

Este Diario les solicitó entrevistas a ambas empresas. La aseguradora no contestó. Y José Ibáñez, titular de Valpacífico, indicó que mañana lunes le dará cita a este Diario para ampliar su versión de los hechos.

Seguros Sucre

La empresa de Seguros Sucre, de propiedad de la Corporación Financiera Nacional, ha tenido múltiples líos e investigaciones de la Contraloría General del Estado. José Luis Romo Rosales era su gerente general en el 2015, cuando se hizo el canje de los Bonos Global 2015 por los Global 2024 que ahora están desaparecidos. Años después asumió ese cargo Dayan Argüello, quien dejó el puesto que por tres meses ocupó Yesenia Riofrío, en noviembre del año pasado. Desde diciembre del 2018, la empresa está bajo la administración de Úrsula Naranjo Realpe.

Valpacífico

La Casa de Valores Pacífico (Valpacífico), también de propiedad de la estatal Corporación Financiera Nacional (CFN), era gerenciada por Jorge Enrique Ramos cuando hizo de intermediaria en la negociación de los Bonos Global 2015, emitidos por el Estado ecuatoriano, por los Global 2024, que ahora están desaparecidos. El actual gerente, José Ibáñez, quien asumió ese cargo en la casa de valores el 18 de marzo del 2018, es quien deberá responder en los procesos iniciados por la pérdida de unos recursos que les pertenecen a todos los ecuatorianos. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *