Martín Vizcarra pone en “jaque” al Congreso y propone adelantar elecciones

El presidente del Perú, Martín Vizcarra, sorprendió a su país al proponer una reforma constitucional para recortar el tiempo de mandato congresal  y presidencial, lo que implicará ponerle fin a su cargo antes de tiempo.

Durante el mensaje a la nación Vizcarra habló de priorizar en economía, competitividad y productividad; sin embargo habló de poner fin a su Presidencia por mandato del pueblo a través de un referendo consultivo; situación que a su vez puso en «jaque» al Congreso de la República.

Video insertado

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

La reforma propuesta por Vizcarra será introducida esta semana ante el Congreso y allí es donde deberá ser debatida y ratificada; de no suceder, el Ejecutivo podría pedir Cuestión de Confianza y posteriormente cerrar el Parlamento.

La iniciativa del mandatario surge porque en una de sus reformas políticas propuso que los congresistas renuncien con una ley a la inmunidad parlamentaria y eso aún no ha sucedido.

«Hemos encontrado obstáculos y resistencias para sacar adelante la reforma política. Aquellos quienes evitan poner al Perú primero han tratado de frenar innumerables veces la reforma”, dijo. “Nos preocupa que el Congreso haga caso omiso al clamor ciudadano, manteniendo esta competencia dentro de su fuero (…) Es inadmisible que alguien, solo por ser congresista, no pueda ser juzgado o detenido”, expresó.

De ser aprobada la iniciativa, el referendo se daría a finales del 2019 y las elecciones serían el 12 de abril del 2020. Originalmente, las elecciones presidenciales y parlamentarias serían en abril de 2021 y los actuales mandatos del Ejecutivo y del Congreso culminarían el 28 de julio de 2021.

Congresistas de oposición consideran que es más expedito que Vizcarra renuncie para que inmediatamente se convoque a elecciones generales, sin necesidad de reforma constitucional ni referendo consultivo.

HÉCTOR BECERRIL R.@hectorbecerrilr

Con elecciones adelantadas Vizcarra pone en riesgo no sólo estos 2 años que faltan p cumplir su mandato,sinó el futuro del país que puede elegir a un rojo radical chavista,ahí vamos a ver a la concentración de medios si sigue haciéndole el juego a los estatistas socialistas

Andrés calderón, abogado y profesor de la Universidad del Pacífico explicó a PanAm Post que la propuesta de reforma constitucional busca acortar el mandato presidencial y congresal de cinco a cuatro años; de aprobarse, el mandato terminaría en 2020.

«Existen dos vías: que la apruebe el Congreso en dos legislaturas consecutiva, o la segunda es que la apruebe en una legislatura y sea ratificado por referendo. Es la vía más expedita y por la que ha optado el presidente como una forma adicional de generar presión sobre el Parlamento», señaló.

Por su parte el experto en políticas públicas José Ignacio Beteta, presidente de la Asociación de Contribuyentes del Perú explicó a PanAm Post que se trata de una propuesta constitucional que «lamentablemente tiene sentido».

«La propuesta es constitucional, es una propuesta que lamentablemente para el país tiene sentido porque no es un momento en el cual se está generando diálogo ni consenso entre ambos Poderes», explicó.

«El Congreso va a tener que aceptar o no esta propuesta, si el Congreso no la acepta el presidente tendrá otra vez la posibilidad de presentar la Cuestión de Confianza con lo cual ya no habría marcha atrás, donde el presidente podría cerrar el Congreso. Es una herramienta de presión y populista», agregó.

Beteta señaló que con esta decisión la economía se mantendrá paralizada: «Ni el Legislativo ni el Ejecutivo han hecho nada por la economía del país, así que todo seguirá paralizado», señaló.

El especialista explicó que la política peruana se encuentra en un álgido momento: «Si no aprueba la reforma, el Congreso intentará vacar al presidente, y si no lo hace, el presidente cerrará el Congreso», sentenció.

Los analistas coinciden en que la mala ejecución presupuestal, los pocos servicios a la ciudadanía y la truncada reactivación económica, son espacios donde Vizcarra no ha tenido buena gestión. Ha enfocado más su Presidencia en una disputa constante con el Congreso donde el Legislativo ha hecho lo mismo.

A principios de junio, el Congreso otorgó su voto de confianza al gabinete de Vizcarra para la aprobación de la reforma política. Si no lo hubiera hecho, el presidente habría quedado en condiciones de disolverlo.

La Constitución faculta al jefe del Estado a disolver el Congreso si este deniega dos veces la confianza a sus gabinetes en un mismo período presidencial y el Parlamento ya había censurado en septiembre de 2017 al equipo que encabezaba Fernando Zavala.

Fuente: www.es.panampost.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *