¿Utilizados?

El servilismo corrupto de Correa hizo posible el haber reclutado a gente con problemas internos estructurales, ambiciosos y ladrones de poca monta, capaces de vender su voluntad.

El grupo de los vanidosos, por ejemplo, y sin nunca lucir elegantes, se echó la plata encima vistiéndose con galas. Otros, conscientes de que no eran preferidos en la pasarela política, alardeaban de sus estudios académicos, para hacer quedar como tontos a la mayoría de ellos, sabiendo que su jefe gustaba de cierta educación.

Otros sirvientes eran ávidos de un cuarto de hora de fama y supongo que por eso los ponían en puestos de cierta importancia a cambio de servir a Correa, como por ejemplo fueron los de la vergonzosa ex Corte Constitucional. Entre ellos, Pamela Martínez.

¿Fue utilizada? De alguna manera sí, como casi todos. Correa les dio el alimento que sació sus complejos, los hizo adictos de poder para someter a otros y acumular dinero fácilmente. A los de izquierda, sin armas, les dio poder para perseguir a los de la derecha, a los que calificaban de sin alma; a los sociólogos para envenenar la libertad de los comunes y corrientes; a los economistas para que descalifiquen a la banca y empresa privada. Correa multiplicó las sombras internas de las personas para dividir con espesor a la sociedad y a la familia ecuatoriana.

Pamela Martínez sí fue utilizada, pero ella lo sabía. Un día aceptó esto o aquello y fue formando parte de una dinámica mafiosa de la que solo va a sobrevivir el más hábil, más estudiado y frío, y ella, digamos que nunca brilló por esos talentos.

Luce que fue una cuasicontadora, con cuaderno, anotaciones e impulsos, la que recibió las llamadas respecto a la destrucción de las evidencias, la que está presa y asustada recibiendo amenazas de los supuestos coimados y burlas de los entendidos en leyes que saben que su testimonio pudiera no ser considerado como prueba plena; y también esposa de un marido que dice estar sorprendido con lo ocurrido y que ella le prohibió preguntarle de dónde salía ese dinero. (María Josefa Coronel – Diario Expreso) Caricatura<. Vilma Vargas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *