Sanciones en casos de niños ofertados por medios digitales podrían dejar precedentes en Ecuador

A inicios de mayo de este año, Bryan David M. Z. y Ronald Jamilton Y. fueron detenidos en Durán (Guayas) por haber negociado con un niño de 20 meses para fines sexuales. La denuncia la hizo la madre del menor y pareja de uno de los implicados, quien encontró los chats que habían mantenido ambos. Aunque hubo una audiencia de flagrancia, el proceso no empezó hasta el 18 de mayo, pues la denunciante se retractó. 

Por ahora, Bryan David M. Z. y Esthela Mary J., padres del niño, cumplen prisión preventiva en la Penitenciaría del Litoral y el tercer implicado está prófugo. La instrucción fiscal inicialmente terminaba el 18 de agosto, pero se pidió una audiencia de vinculación con la que se alargó el proceso. 

El caso está en la Unidad Judicial de Violencia contra la Mujer y Miembros del Núcleo Familiar, de Durán, y el delito que se investiga es el de oferta de servicios sexuales con menores de 18 años por medios electrónicos, tipificado en el Art. 174 del Código Integral Penal (COIP), con una pena de 7 a 10 años de prisión.  

Proceso penal 
Como primeros indicios, la Fiscalía realizó la pericia de audio y video con la explotación del contenido digital del teléfono celular incautado, el informe del lugar de los hechos y el reconocimiento médico de la víctima. A estos se agregaron los partes de evidencias, aprehensión de los sospechosos, allanamiento de domicilio, detención de los procesados y de recuperación del menor.

EL DATO
La oferta de servicios sexuales con menores de 18 años por medios electrónicos, tipificado tiene una pena de 7 a 10 años de prisión. Este crimen es uno de los que se incluyó en 2014 que se publicó el COIP y, según el análisis de la especialista en Derechos de la Niñez, Verónica Proaño, lo específica que la definición ayudaría a que los vulneradores no puedan evadir sus acciones, porque se pueden tomar como pruebas los contenidos de chats, mensajería instantánea, redes sociales, ‘blogs’, ‘fotoblogs’, juegos en red o cualquier otro medio electrónico o telemático. 

Hasta el momento, según datos de la Fiscalía, solo siete denuncias se han presentado de este delito: tres en Tungurahua, una en Pichincha, una en Loja, una en Guayas y una en Cañar.   

Panorama
Según Proaño, es importante que las investigaciones no se frenen, pues las sanciones en este tipo de casos en los que interfiere Internet pueden sentar precedentes a futuro. Desde el enfoque social, menciona que lo más preocupante es que los hogares sean los lugares más violentos para la niñez, ya que cinco de cada 10 niños abusados sexualmente han sido víctimas de sus familiares. 

La experta sostiene que es momento de cuestionar a la sociedad sobre temas como la negligencia en el cuidado de los menores de edad, tomando en cuenta que 500 mil niños estarían en riesgo de perder la protección de una familia y 25 mil se encuentran ya en casas de acogida. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *