El sedimento en El Palmar es casi el doble en más de un año

Casi el doble. Para ser exactos: 49’145.397,95 dólares más costaría dragar, por lo menos a julio pasado, el río Guayas en la zona del islote El Palmar.

Un informe de la Prefectura Provincial, con fecha 17 de julio de 2019, reveló un incremento de 500.000 metros cúbicos de sedimento en el área de dragado del diseño original y otros 3’300.000 en la zona de influencia de la misma, es decir 3’800.000 metros cúbicos más de los programados en el contrato inicial: 4’102.646,99. Lo que da un gran total de más de 7,9 millones de metros cúbicos por dragar con un valor ya no de 58,8 millones de dólares, sino de más de 107,9 millones de dólares.

Esto, de acuerdo al mismo informe del gobierno local, aumenta la cantidad de la obra, el plazo contractual, y el monto del contrato, “lo que rompe el equilibrio financiero de la obra”. Por este y otros motivos, Raúl Sánchez, administrador del contrato y director de Riego, Drenaje y Dragas de la actual administración del Guayas, sugirió la terminación del contrato por mutuo acuerdo. Días después, el 6 de agosto de 2019, el prefecto Carlos Luis Morales declara nulo ese informe y el 21 de agosto anunció la terminación unilateral.

Las cifras dan cuenta de un aspecto: el contrato desconoció lo dinámico de las condiciones de una obra que tiene una fuerte influencia de la naturaleza. Que si se firmó, el 18 de abril de 2018, para dragar 4,1 millones de metros cúbicos, al día siguiente la cifra iba a cambiar y más en los días posteriores sin contar las reprogramaciones y eventuales inconvenientes. Además, ante el anuncio del Gobierno del Guayas de iniciar el procedimiento para un nuevo contrato del dragado, los datos ya dan una idea de que su costo será considerablemente mayor, tomando en cuenta que en más de un año (desde la firma del contrato hasta la redacción del informe) el monto del embancamiento casi se duplica. Mucho dependerá de las ofertas que se presenten.

Lo que exige la Prefectura es una empresa con experiencia, competencia y una oferta conveniente, según un comunicado publicado por el gobierno local. Actualizará los estudios de ingeniería e impacto ambiental mientras prepara las bases de la convocatoria a concurso público internacional de la que denominan Fase 1 (es decir el dragado), y se implementará hasta el 31 de diciembre de 2019. Pero eso no es todo.

El proceso tendrá una Fase 2 que buscará darle una solución integral al problema del embancamiento de sedimento en la zona del islote El Palmar y que, en parte, recoge el informe de la Prefectura de julio pasado. Habla de un colapso del sector norte del islote, a través del cual regresa el cauce fluvial en volumen considerable de sedimento, “conformando una barrera que acelera el embancamiento y disminuye la sección hidráulica del cauce del río Daule”. La Prefectura contratará otro estudio para determinar la parte pertinente a intervenir de la cuenca del Guayas que corrija esa situación.

Hasta eso, el islote seguirá creciendo, más sedimento se acumulará y más dinero que deberán pagar los guayasenses por una obra que nunca se dio. (Diario Expreso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *