La policía presidencial creada por Correa aún vive en el papel

Sigue vigente. La creación de un cuerpo civil que proteja a las máximas autoridades, planteada y aprobada por el expresidente de la República Rafael Correa, en el Código de Entidades de Seguridad Ciudadana y Orden Público, causó revuelo. Se argumentaba que crear un cuerpo paralelo a la polícía, civil pero armado, era inconstitucional, inconveniente y lesivo a las estructuras de protección de los derechos humanos. Pero pasó.

Pese a que Lenín Moreno descartó a su llegada a la presidencia la necesidad de un nuevo cuerpo de protección y ratificó a la policía nacional en esa tarea, su articulado está vigente desde junio de 2017. Aún no se ha derogado.

Por más de un año, la Asamblea ha dejado en el limbo el trámite de las reformas al Código de Seguridad, en el que se deja establecido cuáles son las entidades encargadas de esta responsabilidad. El proyecto, que fue presentado por el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, permanece aún en los escritorios de los asambleístas de la Comisión de Relaciones Internacionales, quienes reconocen la demora en el trabajo. Ante las consultas de EXPRESO, aseguran que se han puesto la meta de sacar el proyecto hasta diciembre.

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, recordó que este cuerpo civil no está funcionando. “El presidente ha hecho pública su opinión sobre este tema. Confía y confiamos en los organismos de seguridad del Estado. Esperamos que se elimine en las reformas legales en análisis en la Asamblea Nacional, pero en lo que respecta a nosotros hemos reglamentado lo necesario para que sea la Policía Nacional la que preste seguridad a las autoridades”, afirmó.

En tanto, el titular de la Comisión de Asuntos Internacionales, Fernando Flores afirmó que este cuerpo civil armado no está en funcionamiento y que existen algunas acciones que se presentaron para dejar insubsistente su creación. Sin embargo, está de acuerdo en que debe ser eliminado cuando se trate la reforma.

De su parte, el asambleísta César Carrión, quien en 2017 presentó una demanda de inconstitucionalidad, reiteró que fue creado al margen de la Carta Magna, transformándose en un órgano paralelo a la Policía Nacional y a las Fuerzas Armadas. Considera que el tratamiento al Código de Seguridad es la oportunidad para eliminar esta “distorsión” en el tema de seguridad.

“Yo he estado trabajando en la propuesta del Ejecutivo y la próxima semana presentaré un documento para el debate. En este, se elimina ese cuerpo civil armado y lo que se busca es dar un servicio de seguridad público y privado a través de la Policía Nacional, que es la que tiene que dar la seguridad a los ciudadanos”, argumentó el vicepresidente de la Comisión, René Yandún. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *