El calvario del triatleta Carlos López: una aerolínea le rompe su bicicleta de 6.000 euros y le indemnizan con 50

La vuelta a casa de Carlos López, después de quedar quinto en el Ironman de Vitoria, parecía que sería tranquila como sucede habitualmente. Sin embargo, le esperaba una desagradable sorpresa. Al día siguiente, cuando decidió limpiar su bicicleta, se dio cuenta de que estaba rota: «Noté que la pintura estaba levantada. Miré el cuadro y estaba crujido», asegura en declaraciones al diario Crónica Balear. Fue el inicio de una pesadilla que dura ya más de dos meses con Vueling. «Si el cuadro estaba partido, era porque la habían tratado mal o porque le habían puesto algo pesado encima», asegura el triatleta, que para evitar estos imprevistos lleva su bicicleta guardada en una maleta especial. Su primera reacción fue ir a protestar a la oficina de Vueling en el aeropuerto y la respuesta lo dejó atónito: la compañía dijo que no podían aceptar la reclamación porque tenía que haber comprobado el estado de la bicicleta al bajar del avión. «¿Qué tenía que hacer, pegarme un par de esprints?», ironiza el campeón de España de larga distancia en 2015. Carlos esperó una respuesta, y al ver la pasividad de la compañía, decidió quejarse por redes sociales. La reacción no se hizo esperar. Le pidieron documentación de los vuelos y facturas de compra. López exigió el importe de 2650 euros que le había costado el cuadro (la bicicleta entera cuesta 6.000) y, al cabo de dos meses la compañía le ingresó, como indemnización, una cantidad un tanto inferior: «Me dieron 50 euros». «Me volví a quejar en Internet y me hicieron una contraoferta de 1300 euros, que no acepté porque mi bicicleta es de profesional», asegura. Ante la negativa, Vueling dio por cerrado el caso con los 50 euros sumados a la cuenta corriente de Carlos. Obviamente, la falta de su herramienta de trabaao ha provocado grandes pérdidas para el triatleta. «Normalmente, quedo en lugares de podio, así que estoy perdiendo unos 10.000 euros grosso modo». Esos perjuicios son los que le han llevado a López «a pedir a Consumo que le abran un expediente a Vueling» para conseguir que le reembolsen el importe del cuadro y una compensación por daños y perjuicios. El balear asegura que no se va a rendir: «Pagué por un equipaje especial y no puse pegas. Si ellos la han roto, tampoco deberían ponerlas».

Ver más en: https://www.20minutos.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *