La necesidad mantiene en las calles a adultos mayores

Al transitar por las calles, parques y mercados de Ambato es evidente una dura realidad, no es muy difícil encontrar en la urbe a mayores que siguen trabajando para poder subsistir.

Venden caramelos, chicles, habas, frutas, espumilla, comida, betunan zapatos, entre otras actividades para ganarse el pan de cada día.

A pesar de que sus cuerpos se han debilitado y tienen varias afecciones de salud, luchan con la delincuencia y la vulneración de sus derechos.

Testimonios

Gertrudis Napucha Morocha, tiene 75 años, ella a diario recorre las calles vendiendo sus habas y maíz tostado,  “yo vendo mis habas hace más de 20 años y viajo de Salcedo a Ambato para poder subsistir hace 25 años que quedé viuda”, recalcó.

Morocha, es conocida en Ambato como la vendedora de ‘habitas para el cerebro’, la mujer a diario recibe ayuda desinteresada de gente amable que le regala un plato de comida, esa gentileza hace que pueda tener por lo menos una comida al día.

Esther Vásconez, a diario trabaja de cuatro a cinco horas  en la noche moldeando y cortando con sus manos  las plantillas de zapatos que vende hace 33 años en el mercado Modelo.

El mismo caso es de otra adulta mayor que no reveló su identidad, quien comentó que ya perdió la cuenta de los años que  ha trabajado  como vendedora ambulante “comencé vendiendo mote en las calles para pagar los estudios a mi hijo y desde entonces no he parado porque necesito comer”, expresó.

Cifras

El 11% de adultos mayores viven solos, mientras que el resto vive acompañados en la mitad de los casos con un hijo, según el Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC).

La institución también evidencia que el 14,70% de los adultos mayores es víctima de insultos y el 14,9 %, víctima de negligencia y abandono.

Vicente Ordóñez, sociólogo, señaló que el envejecimiento poblacional trae consigo muchos desafíos dentro de la sociedad que deben ser tratados desde el Gobierno Central así como en territorio para crear condiciones adecuadas para la subsistencia de estas personas.

Recordó que el artículo 36 de la Constitución señala que las personas adultas mayores recibirán atención prioritaria y especializada en los ámbitos público y privado, en especial en los campos de inclusión social y económica, y protección contra la violencia. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *