Escaso movimiento de manifestantes en sábado

El paro convocado por la Unidad de Movimientos Indígenas de Tungurahua (UMIT) transcurrió de manera tranquila en comparación a otras provincias, pues las carreteras permanecieron con pocos bloqueos y presencia de manifestantes.

Las vías que conectan Ambato con Pelileo y Guaranda se pudieron observar con rezagos de las protestas de días anteriores, en algunos tramos los mismos conductores de los autos que deseaban transitar se organizaron para hacer a un lado los obstáculos y seguir con su camino.

Paso habilitado

Uno de los puntos donde se mantuvieron los obstáculos fue el conocido como redondel de la ex Coca Cola, donde un grupo de integrantes del pueblo Salasaka estuvo hasta horas de la tarde, sin embargo, quienes deseaban llegar hasta Pelileo podían hacerlo a través de las vías de la parroquia Benítez.

Fausto Chango, gobernador del pueblo Salasaka, afirmó que después de la asamblea mantenida con las 16 comunidades se llegó  a la resolución de cerrar la vía, sin embargo, en horas de la tarde y luego de una reunión mantenida con Gabriela Rodríguez, gobernadora de Tungurahua; Manuel Caizabanda, prefecto de la provincia y otras autoridades decidieron parar la manifestación y habilitar el paso a los vehículos.

Conductores

Otro de los puntos que mayor conflictividad representaba para la movilización fue la vía entre Ambato y Guaranda que desde ayer presentaba una gran cantidad de árboles y rocas que no permitían el paso de vehículos, pero que en la tarde  de este sábado se mostró parcialmente despejada hasta el kilómetro 30, donde varios manifestantes se encontraban apostados en los costados de la carretera.

Aquí los conductores dialogaron con los manifestantes  que después de 10 minutos accedieron a permitir el paso con la condición de que los choferes y pasajeros de los autos fueran quienes retiren las grandes rocas que se encontraban en el lugar.

“Debo llegar al Puyo el lunes a las ocho de la mañana, vengo viajando desde Guayaquil, he realizado varios transbordos, veo que aquí la situación está un poco más calmada que en Bolívar”, afirmó Rosa Navarrete mientras abordaba una camioneta que la llevaría hasta Santa Rosa.

Después de varios minutos y con la utilización de sogas las piedras que obstaculizaban el carril derecho fueron removidas permitiendo la circulación de camiones y vehículos familiares.

El Movimiento Indígena de Tungurahua convocó a una reunión en la que contarían con la presencia de la dirigencia nacional de la Conaie, en esta se espera tomar una posición, pues mientras en otras provincias las movilizaciones se acentúan en Tungurahua aparentemente existiría una división de criterios sobre el paro. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *